La accesibilidad para personas con discapacidad auditiva sigue siendo una asignatura pendiente en los hoteles españoles. La mayoría de los establecimientos ignora que mejorar las condiciones acústicas del entorno requiere solamente una pequeña inversión y se traduce en mayor rentabilidad para el hotel. Muchos tampoco saben que a partir de diciembre de 2017 todos los alojamientos deberán ser accesibles.

La asociación sin ánimo de lucro “Clave, atención a la deficiencia auditiva” presentó en Fitur un exhaustivo informe destinado al sector hotelero con consejos para adecuar el espacio y eliminar las barreras, logrando hoteles accesibles.
Convertir un hotel en destino adaptado supone una ventaja, pues sólo en Europa tienen problemas de audición 71 millones de personas, un colectivo invisible que busca lugares accesibles en su ocio. La prevalencia en los países occidentales de personas con algún tipo de discapacidad auditiva se sitúa en el 16%. En España estaríamos hablando de unos 6 millones, sin contar los menores. A pesar de ello, y pese a las mejoras de accesibilidad, este colectivo sigue siendo el gran olvidado.
El informe elaborado por Clave distingue las diferentes versiones de accesibilidad, desde las que precisan una escasa inversión económica hasta aquellas que se solucionan con pequeños detalles que hacen más fácil la estancia a personas con discapacidad auditiva. Además, la legislación obliga: la fecha límite para realizar ajustes en los edificios es el 4 de diciembre de 2017. A partir de ese momento todos los servicios hoteleros deberán ser accesibles.
Cómo acondicionar un hotel

Habitación accesible para discapacidad auditiva
Así sería una habitación accesible para discapacidad auditiva

Entre las ideas para acondicionar un hotel para personas con problemas de audición se propone modificar la decoración (sobre todo alfombras, cortinas y mobiliario que reduzcan la reverberación). El uso de materiales absorbentes contribuye a mejorar el confort de todos los clientes y, si además, se cuenta con despertadores, bucle magnético y sistemas de alarma se estará logrando un hotel accesible (ver aquí más información detallada).
La formación del personal resulta también decisiva para lograr la accesibilidad acústica en los hoteles. Con hablar mirando frente a frente, usar gestos o escribir la comunicación se entabla con fluidez y mejora el trato con las personas con problemas auditivos. Debe considerarse la incorporación de algún empleado que conozca la lengua de signos o un servicio de tele-interpretación. Por razones de seguridad hay que incluir en el plan de prevención de riesgos el personal responsable en la evacuación de personas con discapacidad.
Un desafío rentable
El turismo es motor de la economía española y el sector debe plantearse el desafío de tener hoteles accesibles, adaptados a los viajeros con discapacidad. Aunque los avances en torno a la movilidad reducida y los problemas de visión son notables, la accesibilidad acústica sigue siendo la gran desconocida. En busca de soluciones, Clave ha elaborado en su página web una Guía de Lugares Accesibles, que recoge los hoteles con facilidades para las personas con problemas auditivos.
Invertir en accesibilidad acústica puede reportar una gran rentabilidad:
• Es un campo por explotar: la accesibilidad para personas con problemas de audición apenas está implantada en España, especialmente en el sector turístico.
• España es destino preferente de los turistas de mayor edad, colectivo en el que la incidencia de la pérdida auditiva es superior.
• Los amigos y familiares de personas con deficiencia auditiva valoran especialmente estas iniciativas.
Repercusión en todos los clientes: el acondicionamiento acústico favorece a las personas con audición normal por la mejor comunicación y aumento de la sensación de confort.
• Mejora de la imagen: manifiesta la responsabilidad social de la empresa.
Promoción: consigue publicidad gratuita, pues el alojamiento se incorpora a las guías de lugares accesibles publicadas por organismos públicos y entidades privadas.