Los hoteles Mercer de Barcelona y Artiem Audax de Menorca tendrán en breve en sus habitaciones premium un conserje virtual, My Room, desarrollado por la empresa My Hoteling. Así, los huéspedes podrán, a través de una tablet, gestionar servicios internos del hotel, como pedir un gin-tonic o la cena,  reservar un tratamiento de spa o una sesión de masajes o comprar productos del hotel, entre otros.

La tablet de My Room
La tablet de My Room en una de las habitaciones del hotel Artiem Audax

My Hoteling es la empresa que ha desarrollado este conserje virtual para las habitaciones de hotel, una nueva manera de prestar servicios al huésped desde la propia habitación del hotel.
My Room es un software (SAAS) que es instala en una tableta (IOS) multi-idiomas, que se coloca en la habitación del hotel para uso del huésped desde el momento en que hace el check-in y hasta su check-out.
Las tabletas estarán instaladas en los hoteles Mercer Barcelona y Artiem Audax para el comienzo de la temporada alta.
Mercer Barcelona comenzará ofreciendo My Room en nueve habitaciones y luego se ampliarán al resto en 2015; se trata de un coqueto hotel boutique de lujo de tan sólo 28 habitaciones, inaugurado a finales de 2012.
Por su parte, el hotel para adultos Artiem Audax , situado en Cala Galdana (Menorca) comenzará con 19 de sus 244 habitaciones durante este año. Las tabletas que instalará en las habitaciones son IPad de 16 G para uso directo de los huéspedes.
¿Cómo funciona el conserje virtual?
Tablet de My Room en el hotel Mercier
La tablet de My Room en una de las zonas comunes del hotel Mercier. Está a disposición del cliente hasta el check-out

El funcionamiento de My Room es muy sencillo: cada huésped puede seleccionar su idioma y solicitar cualquier servicio del hotel desde la propia tableta. En ese momento un mensaje llega a la recepción del hotel o a las personas designadas por el hotel para cada servicio. Así puede gestionarse,  por ejemplo, la reserva de una sesión de tratamiento en el spa, tipo de masaje, su horario y cualquier otra necesidad por parte del huésped. Cada hotel decide si se le llama al cliente o si gestiona el pedido directamente desde el tablet, o ambas opciones.
Sus ventajas: fidelización y ahorro
Francesc Holgado, director del Mercer Hotel Barcelona, explica que «con la implantación de My Room pretendemos abrir una nueva vía de comunicación con nuestros huéspedes para hacer su estancia en el hotel aún más agradable. Si somos capaces de facilitar el acceso de nuestros huéspedes a todos nuestros servicios de conserjería, room service, etc., además de conseguir aumentar su satisfacción aumentaremos también nuestro revenue».
Por su parte Victor Mayans, director del hotel Artiem Audax, afirma que “vemos My Room como una plataforma digital interactiva donde poder ofrecer un servicio de valor añadido en la estancia del hotel. Nuestra intención es acercar al huésped nuestra oferta de spa & wellness cuando está en la habitación. Mediante fotografías especialmente seleccionadas llevaremos nuestras instalaciones hasta la habitación, en el idioma del huésped, y se las mostraremos a través del tablet, despertando su interés por esta exquisita experiencia en nuestro hotel».
«Sabemos que en Estados Unidos productos como My Room están generando un doble beneficio: para el usuario, porque accede mediante un dispositivo cada vez más familiar (la tableta) a todos los productos y servicios del hotel desde la habitación, y para el hotel, porque le permite acercar su oferta de una manera muy cercana, interactiva y personalizada. Aportaremos el ver y el tocar a todas las experiencias del hotel, desde el refugio del huésped, su habitación”, añade Victor Mayans.
Andrés Navarra, CEO de My Hoteling, agradece a ambos establecimientos su apuesta por este nuevo servicio de conserje virtual. «Nuestro objetivo es demostrar, como dice Víctor, que este servicio incrementa la venta de los productos del hotel y fideliza. En EE UU lo están logrando desde hace unos años y han demostrado que se incrementan ventas en un 18% y se logran ahorros de impresión (directorios, folletos) en 500 dólares por habitación y año”, asegura.