Ya está en marcha la sexta edición en España de la World Class Competition, uno de los grandes concursos de coctelería a nivel mundial. Se ha iniciado la primera ronda clasificatoria por regiones, y en la semifinal de Bilbao el triunfo ha sido para la única representante femenina, Cristine Do Nascimento. 

Organizado desde 2007 por Diageo Reserve, líder mundial en el segmento de las bebidas espirituosas premium, en la World Class Competition participan 54 países y España lo hace por sexto año consecutivo.

Dos vencedores españoles en la World Class: David Ríos (izda.), Mejor Bartender del Mundo en la World Class 2013, y Giacomo Gianetti, Mejor Bartender de España 2014
Dos vencedores españoles en la World Class: David Ríos (izda.), Mejor Bartender del Mundo en la World Class 2013, y Giacomo Gianetti, Mejor Bartender de España 2014

Este certamen va más allá de un concurso: es un escaparate de las nuevas tendencias en mixología, una plataforma de nuevos talentos (véase, por ejemplo, la proyección internacional del vizcaíno David Ríos, que venció hace dos años en la gran final mundial, convirtiéndose en el primer español en lograr el título y que es hoy una de las grandes figuras internacionales de la coctelería) y un homenaje al arte del combinado, a la cultura de los destilados premium y al gran trabajo de innovación que están realizando los profesionales de la coctelería.
Semifinal en Bilbao 
El nuevo restaurante Txocook que acaba de abrir Aitor Elizegi en Bilbao acogió el pasado día 12, la semifinal del Área Norte, en la que participaron siete bartenders procedentes de Euskadi, Cantabria y Castilla y León: Alberto Benedicto de Ametzagaña Hotel (Donostia-San Sebastián); Francisco Ceacero de Bernardo Cocktail Bar (Bilbao); Jagoba Santesteban de Geocoktail (Balmaseda), Javier Quiñones de Stick (Errenteria), Cristine Do Nascimento y Óscar Solana de la Taberna La Solía en Liaño (Cantabria), y Fernando Delgado de Try Copas (Burgos).
Los siete participantes demostraron su buen hacer ante el jurado compuesto por Alberto Pizarro, Mejor Bartender de España World Class 2011 y Bar Manager de Bobby Gin (Barcelona), y Aitor Elizegi, propietario de los restaurantes bilbaínos Txocook y Bascook. El jurado valoró un conjunto de factores, como la habilidad y originalidad en el servicio; las temperaturas y los ingredientes del cóctel; la técnica; el dominio de los destilados, y la capacidad del bartender para conseguir el equilibrio y la máxima expresión de aromas y sabores. Todo, en siete minutos para preparar y presentar cada cóctel.
Cristine Do Nascimento, de Taberna La Solía, vencedora de la semifinal de la zona norte
Cristine Do Nascimento, de Taberna La Solía, vencedora de la semifinal de la zona norte. En la foto, junto a Jon Sáez, de Diageo Reserve

En una reñida competición, finalmente Cristine Do Nascimento, de Taberna La Solía, se proclamó vencedora de la semifinal. Do Nascimento, que competía con su jefe, se ganó el pase directo a la gran final nacional, que se celebrará en Madrid en junio, y de la que saldrá el Mejor Bartender de España. Este será el representante de nuestro país durante la gran final mundial, que tendrá lugar en Sudáfrica en el mes de septiembre.
Concluía así, para los participantes, un año de intensa preparación y muchas pruebas para lograr el cóctel perfecto, que en esta ocasión debía estar elaborado con destilados añejados: ron, whisky y bourbon. Pero no está todo perdido: la organización es consciente de que a muchos participantes les juegan una mala pasada los nervios o pueden tener un mal día, y no quiere perder a grandes talentos, por lo que hay una repesca de los mejores profesionales de cara a la final nacional.
Descubriendo nuevos talentos
Y es que el descubrir los grandes talentos de la coctelería que se esconden o van rotando por numerosos locales a lo ancho y largo de nuestra geografía, incluso en pequeñas localidades, es precisamente uno de los objetivos de la World Class.  «Se busca el bartender total, alguien que sepa no sólo preparar bien el cóctel, sino que también sepa venderlo, sacarlo de la barra», explica Jon Sáez Damborenea, embajador en la zona norte de Diageo Reserve. «Y que tenga la capacidad de sorprender con el combinado, con un equilibro de sabor que no esconda en exceso el destilado».
Todos los semifinalistas han tenido que crear un cóctel que, tras ser aprobado por la organización, ha estado disponible en la carta de sus locales para ser probado por un mystery shopper de la organización.
Participantes de la semifinal en Bilbao, en plena actuación
Participantes de la semifinal en Bilbao, en plena actuación (fotos Ametzagaña)

Los participantes coinciden en que llegar a la semifinal «ya es un premio», aunque que el verdadero desafío es el trabajo del día a día, ofreciendo un producto de calidad a los clientes, que son «los verdaderos jueces «, afirma Francisco Ceacero, del Bernardo Cocktail Bar de Bilbao. Para la ganadora, Cristine Do Nascimento, son los propios clientes quienes muchas veces aporta ideas para mejorar el combinado.
Para su compañero y jefe, Óscar Solana, que participa en la semifinal por tercer año y en la anterior edición llegó a la final nacional,  la World Class es «una oportunidad única para aprender». Javier Quiñones, de Stick, en Errentería, opina que el certamen contribuye al intercambio de ideas y «nos permite conocer y compartir experiencias con compañeros de todo el país».
De hecho, la acogida en España de este concurso es excepcional: nuestro país representa ya el 25% de las participaciones a nivel europeo, «una muestra más del crecimiento exponencial que esa teniendo aquí la coctelería, explica Elena Santamaría, responsable de Comunicación y RR PP de Diageo Reserve.
«En general, detectamos en el público una tendencia hacia beber menos, pero beber mejor. Los consumidores son cada vez más jóvenes, valoran la materia prima y saben más sobre combinados. Además, continuamente surgen opciones cada vez más sofisticadas y se están abriendo nuevos momentos de consumo para la coctelería, desde el afterwork hasta la noche, pasando por el aperitivo o la tapa más cóctel», afirma Santamaría.
Mucho más que un concurso
Desde su creación, World Class ha contado con la participación de más de 15.000 bartenders de todo el mundo y ha conseguido transformar y elevar la coctelería con la colaboración de gurús de la industria del combinado, medios y figuras influyentes del mundo de la moda, el cine y la cultura.
Además de un concurso mundial de coctelería, World Class es también el mayor programa de formación de bartenders y un programa de televisión con difusión en más de 152 países. Todo, con un único objetivo: ayudar a la necesaria profesionalización de la figura del bartender, una profesión hasta ahora «condenada» al autoaprendizaje.
Una situación que está cambiando, porque a sus talleres formativos World Class sumará en breve un módulo de coctelería y maridaje en la prestigiosa escuela de cocina Le Cordon Bleu, con lo que inicia el «asalto» a las aulas.