El PIB turístico ha cerrado 2014 con un crecimiento del 2,9%, doblando la tasa de crecimiento de la economía española. Unas cifras muy favorables que seguirán previsiblemente al alza este año, según las expectativas de los empresarios agrupados en Exceltur.

El inicio de la recuperación del turismo nacional ha sido la gran noticia de 2014
El inicio de la recuperación del turismo nacional ha sido la gran noticia de 2014

2014 ha sido un excepcional año para el turismo español, con 53.213 empleos y 49.000 millones de euros de divisas que revertirán a España. A ello ha contribuido un año más la situación geopolítica adversa en Túnez y Egipto, lo que se va a traducir en la visita de cerca 65 millones de turistas extranjeros  en el conjunto del año (un +7,1% más).
La valoración de Exceltur destaca como «muy positivo para el sector» la gradual recuperación de la demanda turística nacional, en línea con la mejora del consumo en general.
No obstante, advierten, si bien la mayor afluencia externa ha elevado la facturación empresarial y la entrada de divisas, sigue bajando el gasto medio por turista tanto en términos nominales (-3%) y reales (-3,4%) al descontar la inflación), debido a una gradual recomposión de la cartera de turistas extranjeros, que en general tienden a gastar menos en destino, llegar en transporte low cost y a alojarse en viviendas turísticas no regladas, una de las grandes amenazas del sector.

Aunque nos visitan más turistas, sigue bajando su gasto medio, ya que tienden a gastar menos en destino, llegan en transporte low cost y se alojan en viviendas turísticas no regladas

En general, en 2014 ha habido una mejora generalizada de las ventas y resultados empresariales en el sector turístico. En los entornos urbanos, más por una moderada recuperación del precio que en los destinos vacacionales, salvo Baleares, que lo es más por precio que por ocupación
Por comunidades autónomas, y con mejoras por encima del 7%, los mejores resultados empresariales en zonas vacacionales se han logrado en Canarias, Andalucía, Comunidad Valenciana y Baleares, y en las de interior cabe destacar la ciudad de Madrid tras varios ejercicios críticos; La Rioja y Castilla La Mancha, muy concentrado en Toledo (IV aniversario del Greco).
Buenas expectativas para 2015
Así las cosas, el panorama turístico para 2015 dibuja «un prometedor escenario», afirman desde Exceltur, si bien caracterizado por múltiples factores exógenos, que introducen una gran volatilidad, aunque en su conjunto pudieran favorecer a España.
Es el caso de la evolución de los precios del crudo, el buen comportamiento de los países emisores, la gradual recuperación del segmento de negocios, el tipo de cambio euro/dólar, el posible resurgimiento de dificultades en países competidores del Norte de África y Mediterráneo Oriental, y una nueva caída del mercado ruso y sus países de influencia.
A ello se suma la falta de grandes eventos previstos en España en 2015 de carácter deportivo o cultural, y los efectos sobre los flujos turísticos de las elecciones en Grecia, Reino Unido y Portugal.
Descontando todos estos factores, que pueden influenciar positiva o negativamente al sector, la gran mayoría de empresarios turísticos anticipa un 2015 positivo: un 89,7% con más ventas, un 81% con mejores resultados y un 71% con una mayor creación de empleo.

La gran mayoría de empresarios turísticos anticipa un 2015 positivo: un 89,7% con más ventas, un 81% con mejores resultados y un 71% con una mayor creación de empleo

Los empresarios vinculados al sol y playa son los que prevén una mayor ralentización de su crecimiento para el 2015, ante la progresiva estabilidad de Túnez y muy en especial, el  repunte de Egipto en 2014.
El turismo seguirá siendo locomotora de crecimiento en 2015, si bien ante estos múltiples elementos volátiles y exógenos al sector, desde Exceltur contemplan dos posibles escenarios :
Que el PIB turístico crezca un +2,6% en 2015 (los analistas prevén un +2,1% para la economía española), gracias al dinamismo esperado de la demanda interna y las buenas perspectivas, de mantenerse un escenario político y monetario estable en Europa. Este escenario contempla como hipótesis una posible contención del rápido ritmo de recuperación turística de Egipto que acusó en el año 2014 y la de otros países islámicos del Norte de África y Mediterráneo Oriental.
Que el PIB turístico español ralentice sus ritmos de crecimiento para 2015 hasta el +1,9%. Ello supondría 7 décimas por debajo del escenario 1, un punto por debajo del cierre de PIB estimado para 2014 y un crecimiento levemente inferior al anticipado hoy para el conjunto de la economía española (2,1%) al cierre de 2015.
Este segundo escenario recoge la hipótesis que los países turísticos del Mediterráneo Oriental, y muy en especial Egipto, no pierdan los intensos ritmos de recuperación y crecimiento de afluencia turística observados desde el mes de julio hasta finales de 2014.
Un año electoral clave
Los buenos resultados no deben ocultar, sin embargo, la existencia de grandes retos competitivos aún pendientes, advierten desde Exceltur, que consideran que un año electoral como 2015 es el momento idóneo para fortalecer el papel clave del turismo en la recuperación económica y asumir «con la mayor prioridad» el refuerzo de nuevas políticas turísticas y recursos de las diversas administraciones para lograr «una oferta cada día más diversificada y más experiencial, que deje un mayor gasto por turista en los destinos».
Ello pasa, por un lado, por fomentar la inversión en la rehabilitación y reconversión de la oferta del “sol y playa” y, por otro, por poner en más valor ante el consumidor «los múltiples atractivos de nuestra gran oferta cultural, gastronómica, infraestructuras e instalaciones de ocio y negocio en ciudades y zonas de interior».