Los hoteles de Magaluf han registrado un mes de agosto histórico en número de clientes y rentabilidad. Las cifras de agosto (+17% de RevPAR) y las estimaciones para septiembre avalan la positiva evolución de este destino en plena reconversión. «Podemos decir que lo más difícil ya está hecho”, señala Gabriel Escarrer, vicepresidente de Meliá.

Terraza de un hotel mallorquín
Los hoteles de Magaluf ya muestran una vuelta al perfil familiar y de mayor poder adquisitivo

A comienzos del mes de agosto, la Asociación Hotelera de Palmanova – Magaluf  adelantaba un balance provisional positivo para esta temporada, que mostraba una vuelta al perfil familiar y de mayor poder adquisitivo, en detrimento de la clientela más joven y especialmente del denominado de “turismo hooligan”.
Precisamente uno de los mayores logros en el proceso de reconversión del modelo turístico en Magaluf ha sido revertir la tendencia a especializarse en el segmento de turista joven de bajo coste. Como explica Gabriel Escarrer, vicepresidente y consejero delegado de Meliá Hotels International, “el verano de 2015 ha sido el punto de inflexión para Magaluf, cuando el destino ha comenzado a superar el modelo obsoleto y a implantar un modelo rentable y sostenible para el futuro, gracias al contagio de nuestra apuesta entre otros empresarios, y a la fundamental colaboración del sector público. Podemos decir que lo más difícil ya está hecho”.
Concretamente en agosto, el RevPAR los hoteles de Meliá en la zona creció un 17% respecto a agosto del año anterior; los ingresos se incrementaron un 14% y la tarifa media fue un 6% superior. Además, la ocupación media registrada fue de 88%, con dos hoteles con lleno absoluto.
A este incremento en la rentabilidad de los hoteles cabe añadir el impacto social y económico generado: la plantilla media se ha incrementado en casi un 40% con nuevas contrataciones.
Un cambio de modelo
La transformación de un destino como Magaluf va más allá de la renovación arquitectónica y del producto, e implica un auténtico cambio en el modelo turístico de la localidad.
Las cifras muestran cómo el segmento de jóvenes atraídos por el modelo de excesos se ha ido reduciendo en beneficio del segmento de turismo familiar, tradicionalmente dominante en Magaluf. Además, los mercados de origen han comenzado a diversificarse, con una afluencia creciente de turistas suecos, alemanes e italianos, reduciendo así la dependencia del mercado británico.

Para 2017 Meliá espera contar en Magaluf con 11 hoteles reformados, que habrá supuesto una inversión conjunta con sus socios superior a los 190 millones

La oferta complementaria tiene un papel muy relevante en este cambio de modelo, pues como explica Mark Hoddinott, director general de Real Estate en Meliá “el cliente de mayor poder adquisitivo que interesa a Magaluf necesita disponer de una oferta complementaria de calidad en el propio destino acorde al nivel de los hoteles, porque si no se irán a otros lugares turísticos o no repetirán”.
De ahí la importancia de la colaboración público-privada: el equipo de Gobierno municipal de Calviá ha apoyado y apoya las importantes actuaciones que quedan por realizar hasta 2017, cuando Meliá espera contar con 11 hoteles reformados y una inversión conjunta con sus socios superior a los 190 millones.
Para la nueva temporada, Meliá afronta dos retos que pondrán un broche de oro al proyecto Calviá Beach: la renovación en 2016 y re-branding a la marca Meliá Hotels & Resorts del actual hotel Sol Antillas (350 habitaciones), y la renovación integral del hotel Sol Jamaica, clave para revitalizar la avenida de Magaluf, en la segunda línea de mar, que se podría inaugurar en el verano de 2017.
La apuesta de Meliá
Con más de 3.500 habitaciones en la zona, Meliá ha protagonizado durante los últimos cuatro años una importante apuesta por la mejora y reposicionamiento de Magaluf mediante su proyecto Calviá Beach.
Por su potencial, la hotelera eligió esta zona «madura»en plena reconversión para el lanzamiento de los nuevos conceptos derivados de la marca Sol: Sol Hotels, Sol House, Sol Beach House y Sol Katmandú Park & Resort, que ya se han extendido a otros destinos vacacionales.
Actualmente, Meliá ya ha renovado nueve hoteles de Magaluf, con una inversión de 130 millones de euros.
Los hoteles del grupo en la zona son ya en su mayoría de 4 estrellas  o lujo (como el hotel ME Mallorca), que desde 2011 han incrementado sus ingresos un 64%, con un crecimiento de la tarifa media por habitación de un 45%, y del 48% en el ingreso medio por habitación disponible (RevPAR).