Los últimos escándalos en los medios de comunicación con conocidas cadenas de franquicia en quiebra hacen que un sector que ha crecido un 27% desde el año 2008 esté perdiendo credibilidad. “Se trata de un sector maduro e interesante para invertir, pero en este momento precisa de una mayor regulación que ofrezca confianza al emprendedor”, señala Nerea Arriola, gerente de la Asociación Española para el Desarrollo y Defensa del Franquiciado (AEDEF).

La forma de lograr este cambio pasa porque las franquicias sean capaces de adaptarse a los nuevos hábitos del consumidor y tengan en cuenta las tendencias de los modelos de negocio pero, sobre todo, “que sean completamente transparentes y no solamente tengan el objetivo de financiarse a través del franquiciado sino que cuenten con una estrategia mucho más ambiciosa que se base en preocuparse por éste y asegurarse de minimizar su riesgo”, explica Arriola.
Por otra parte, el franquiciado también debe tener claro su propósito antes de lanzarse a montar una franquicia ya que “existen muchos perfiles de franquiciados que son inexpertos, disponen de un dinero ahorrado y buscan el autoempleo, por lo que deben tomarse su tiempo antes de decidir entre las diferentes opciones”. Por ello, desde la AEDEF recomiendan al franquiciado realizar un estudio profundo de la franquicia para asegurarse de que es segura la inversión.

Un local de Cervecería La Toná
Un local de Cervecería La Toná

Franquiciadores como Roberto Fernández, director ejecutivo de la franquicia Cervecería La Toná, afirman que no se pueden valorar todas las franquicias bajo el mismo rasero. “Nosotros creemos que las franquicias deben vivir del royalty, no de las aperturas y cánones pero la realidad es que utilizan estos ingresos para pagar su propia estructura y éste no es nuestro caso. Estamos ,haciendo grandes esfuerzos para demostrar nuestra transparencia pero vivimos en un momento en el que es muy complicado ganarnos al franquiciado”.
La rentabilidad a largo plazo es el objetivo que deben perseguir tanto franquiciados como franquicia y, en este sentido, tanto AEDEF como La Toná están de acuerdo al afirmar que “la única forma de mantener una franquicia en el tiempo es que franquiciador y franquiciado trabajen como un verdadero equipo”.
Factores clave que debe valorar marca y franquiciado
Según explican desde la AEDEF, existen tres puntos básicos para que el franquiciado se cerciore de que la franquicia es de confianza: mantener un contacto directo con la marca, revisar los registros obligatorios y, sobre todo, hacer un análisis profundo de la cuenta de resultados y el número de locales propios que tiene la central de la franquicia.
Cervecería La Toná se basa en esta estrategia y desde sus inicios, hace tres años, trabaja en adaptarse a los nuevos tiempos y en ofrecer garantías al franquiciado. Su modelo se basa en los siguientes puntos:
1. Ofrecer márgenes estables a través de un control de materias primas adecuado.
2. Realizar estudios personalizados de cada proyecto de expansión para minimizar los riesgos de la inversión a través de un equilibrio entre inversión y alquiler.
3. Invertir en formación continua y planes formativos en el personal.
4. Apoyo continuo al franquiciado en la gestión del negocio.
5. Flexibilizar los horarios de apertura y cierre del local, siempre y cuando no vayan en perjuicio de la marca y si es beneficioso para el franquiciado, atendiendo las particularidades de cada ubicación.