Ha superado el concurso de acreedores en el que estaba inmerso desde 2012, aumentando un 28% su facturación y un 40% su plantilla. Porvasal, único fabricante de vajilla de porcelana para hostelería «made in Spain», retorna con fuerza anunciando una inversión de entre 2 y 3 millones de euros y una decidida apuesta por el diseño.

Dots Mar, una de las últimas vajillas de Porvasal
Aires mediterráneos y artesanos en Dots Mar, una de las últimas vajillas de Porvasal

Porvasal, único fabricante nacional de porcelana de mesa de alta temperatura, ha conseguido superar el concurso de acreedores en el que estaba inmerso desde marzo de 2012. El pasado 9 de mayo se firmaba el convenio de acreedores, por el que el 77% de los ordinarios se suma al acuerdo.
Respecto a la deuda privilegiada, se ha procedido a un acuerdo con todas las entidades para la refinanciación de la misma.  “Aunque estos años hemos seguido trabajando con más esfuerzo, si cabe, lo cierto es que celebramos la salida del concurso como una oportunidad para seguir adelante y crecer más”, explica Cristina Lambies, gerente de Porvasal.
De hecho, entre los planes de futuro de la empresa valenciana destaca una fuerte inversión de entre 2 y 3 millones en renovar maquinaria e instalaciones. «Ello nos robotizar partes del proceso de fabricación y mejorar el servicio, con la consabida reducción de costes”, afirma la gerente.
Además, Porvasal ha decidido hacer una apuesta decidida por el diseño, así como por la imagen de marca, a fin de mejorar su posicionamiento en el mercado y aumentar su notoriedad. “Tenemos como objetivo la consolidación de la marca a nivel nacional así como afianzar su posicionamiento en el mercado europeo, en el que estamos presentes desde 1995, y entrar en nuevos mercados”, añade Cristina Lambies.
Plato de la vajilla Orbe de Porvasal
Vajilla Orbe, de formas sinuosas, destinada a la alta gastronomía. Es un diseño de Ximo Roca

Superando el concurso
Desde 2012 hasta el cierre de 2015, en pleno concurso de acreedores, Porvasal logró mejorarsu facturación en un 28%, las ventas nacionales un 19%, las ventas internacionales un 48% y ha aumentado su plantilla un 40%.
El equipo humano de la compañía ha sido una de las claves del éxito en este proceso, y por ello la compañía no solo no ha llevado a cabo ningún ERE de extinción en todo este tiempo, sino que además, ha conseguido aumentar su plantilla. “El esfuerzo de los trabajadores ha sido crucial para poder evitar los despidos y superar el concurso”, explica Cristina Lambies.
En estos últimos 4 años, la compañía ha seguido haciendo mejoras en el proceso de fabricación, invirtiendo 1,5 millones de euros en sus instalaciones, con el objetivo de ser más eficientes. Además, Porvasal ha llevado a cabo un plan estratégico para modernizar su imagen de marca, aumentar su presencia internacional y en definitiva, mejorar sus resultados. Previamente, en 2009 había adquirido la división de vajillas Inker, fábrica ubicada en Croacia, especializada en la fabricación de tazas y platillos para cafeterías.
La compañía es consciente de que apoyo de los clientes hosteleros fieles ha sido decisivo. La reposición de piezas para el canal horeca es una de sus principales líneas de negocio, ya que representa un 80% del volumen total del mismo.
Hoy Porvasal, con presencia en más de 40 países, inicia una nueva etapa con una filosofía clara: que cada uno de sus platos permita al cocinero expresar su creatividad culinaria a través de presentaciones únicas.