No están de acuerdo con los 2 metros de distancia que ha impuesto el Gobierno y le piden que tome como referencia a otros países del mundo, donde la mayoría fija como criterio de apertura la distancia interpersonal de seguridad, en vez de el aforo.