Sorprenden por su brillo y color, semejante al de la porcelana, su tacto «frío» y por su diseño irregular y rústico, de apariencia artesanal, igual que el de las vajillas de antaño. Las nuevas vajillas de melamina de DBMark cautivan a los hosteleros más exigentes.