/p>DSC0110-400x400Los emprendedores hosteleros tiene una nueva opción de negocio con Makitake Urban Sushishop, una nueva enseña centrada en la elaboración de comida japonesa 100% artesanal, que ha iniciado su expansión en España a través de la concesión de franquicias. Makitake lanza una nueva forma de comer sushi, adaptándose a las demandas del consumidor. Por ello ofrece diferentes tipos de servicios: sushi a domicilio, autoservicio, tienda de productos gourmet, sushi para llevar y sushi bar en establecimientos de ocio o empresas.

En la actualidad la cadena cuenta con un establecimiento operativo en la calle Hortaleza, 28 de Madrid, y con un córner en la estación de Atocha, también en la capital de España. El tercer local, y primero franquiciado, se situa en la calle León de Madrid.
En los establecimientos Makitake se pueden encontrar más de 100 variedades de sushi, sopas y platos calientes, ensaladas o postres preparados para consumir en bandejas al gusto de cada cliente. Todo ello se elabora diariamente con ingredientes 100% artesanales y de primera calidad.
Kiosco Makitake en Atocha
Kiosco Makitake en Atocha

La cadena ha comenzado a expandirse mediante franquicia, y este año pretende abrir una decena de nuevos locales en toda España, según explica asegura Cheyenne Martín, fundadora y directora Ggeneral de Makitake.
Condiciones de franquicia
La inversión que requiere abrir uno de estos establecimientos de sushi es de 40.000 euros (incluido canon de adhesión), en locales a partir de 25 metros cuadrados, ubicados en zonas urbanas, de ocio u oficinas que dispongan de amplio tránsito peatonal, con buena visibilidad y accesibilidad.
Surtido mini de sushi
Surtido mini de sushi

Si no ofrecen platos calientes, los locales no requieren de salida de humos y permiten implantarse tanto en centros comerciales como a pie de calle, estaciones de tren, de autobús o en aeropuertos.
Además, Makitake, que nació en 2011, también ofrece el “Makitake Sushi Bar”, como una opción para establecerse dentro de otro negocio, como hoteles, discotecas o ferias, con una inversión de 6.000 euros (incluido canon de adhesión).
“El perfil de los franquiciados son personas de entre 25 y 60 años, conocedoras del producto, o personas que quieran invertir para que sea un complemento rentable a sus comercios en el caso del Sushi Bar”, explica la directora general de la compañía. En definitiva, un innovador modelo de negocio, actual y de fácil gestión.