/p>>La secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, ha planteado la posibilidad de «introducir los nuevos modelos de negocio, como es la franquicia«, en la empresa pública Paradores con el objetivo de relanzarla. La cadena hotelera estatal registrará en 2014 pérdidas por valor de ocho millones de euros, doblando así los cuatro millones de euros de pérdidas previstos para este año.

Vista desde el Parador de Arcos de la Frontera
Vista desde el Parador de Arcos de la Frontera

Durante su intervención en la Comisión de Industria del Congreso de los Diputados para presentar los presupuestos de su departamento para el próximo año, Borrego ha citado la opción de la franquicia como una de las vías para relanzar Paradores.
Según los Presupuestos Generales del Estado (PGE), la sociedad pública Paradores de Turismo prevé registrar una pérdida el próximo año de 8,4 millones de euros, prácticamente la mitad de la que espera para 2013 (16,5 millones).
La empresa presidida por Ángeles Alarcó generará unas ventas de 217 millones de euros, mientras que sus principales costes provendrán de la partida destinada a los gastos de personal, que alcanzará los 104 millones de euros.
«Estamos cambiando el curso de las cifras de Paradores, que empieza a ser positiva», subrayó Borrego durante su intervención, para añadir que el Gobierno va «a buen ritmo en la construcción de la nueva sociedad Paradores».
La secretaria de Estado de Turismo indicó que, aunque no se construirán nuevos paradores, sí se terminarán los proyectos iniciados, al mismo tiempo que se va «a poner en valor los ya existentes».
Los presupuestos para el turismo
Borrego explicó que el presupuesto total del área de turismo para 2014 se sitúa en 498,96 millones de euros, una cifra que permite una «mayor inversión real» gracias a una «importante reducción del gasto corriente», principalmente por una menor partida de alquileres tras los traslados realizados.
Así mismo, la reducción del presupuesto de Turespaña, del 16,7 %, se debe a que algunas de las partidas que estaban asignadas a esta entidad pasan a la secretaría de Estado de Turismo.
También afirmó que buena parte del presupuesto va destinada a la financiación de iniciativas turísticas, como ayudas para préstamos a empresas, renovación de infraestructuras o los préstamos Emprendetur.
A su juicio, el Gobierno apuesta «por una nueva política de promoción», más centrada en las tecnologías y redes sociales, así como en una mayor colaboración con el sector privado y en una redirección hacia mercados emergentes.