/p>>Las franquicias de restauración apuestan por el comercio electrónico. Este es el caso de la enseña especializada en pintxos Barra de Pintxos, que ha optado por desarrollar su servicio de take away o comida para llevar como paso previo a la implantación de una plataforma de pago on-line.

Interior y uno de los pintxos de Barra de Pintxos
Interior y uno de los pintxos de Barra de Pintxos

Ante el fuerte desarrollo del comercio electrónico, la compañía ha realizado una fuerte apuesta por su aplicación a la cadena, de manera que a medio plazo los clientes podrán beneficiarse de este servicio a través de una pasarela de pago efectiva a través del ordenador, la tablet o el móvil.
Actualmente, los clientes de Barra de Pintxos pueden realizar su pedido desde la web de la cadena y recogerlo en 20 minutos en el restaurante más cercano, un gesto que en breve se verá reforzado con la posibilidad de abonar el ticket, gracias a esta inversión para optimizar su servicio take away.
La implantación del e-commerce en la cadena permitirá a la enseña una mayor interacción con sus clientes, incrementando sus resultados a través de una nueva vía de consumo.
Desde que comenzó su actividad Barra de Pintxos no ha cesado en implantar nuevos procedimientos para mejorar la productividad de sus restaurantes, una filosofía que ha influido directamente en su índice de rentabilidad y en sus resultados.
Esta cadena de cervecerías/restaurantes ofrece «pintxos y tapas tradicionales con ingredientes de primera calidad y recién hechos, en locales modernos y acogedores, con una excelente relación calidad-precio», explican sus promotores.
Quinto establecimiento en Madrid
Ello se traduce en un importante crecimiento: la cadena ha alcanzado en poco tiempo ha alcanzado una red de cinco establecimientos en Madrid, a los que en breve se sumarán nuevos locales en Barcelona y Valencia.
Su quinto establecimiento en Madrid, en el centro comercial Mirasierra, ha supuesto una inversión de 179.000 euros. El local cuenta inicialmente con 50 m2 de superficie, que en una segunda fase pasarán a duplicarse. Además, dispone de una terraza al aire libre y otra cubierta de 100 m2s, con capacidad para 100 comensales.
Con la apertura de dos franquicias en poco más de dos meses Barra de Pintxos continúa con el plan de desarrollo previsto a medio plazo, mediante el que espera abrir 10 establecimientos.
La inversión inicial para poner en funcionamiento un restaurante Barra de Pintxos es a partir de 165.000 euros para locales con un mínimo de 120 m2 ubicados en poblaciones con más de 30.000 habitantes.
Barra de Pintxos nació en el año 2010 bajo la iniciativa de dos jóvenes emprendedores con una trayectoria de más de 15 años en el sector de la hostelería y TIC. La experiencia acumulada y un modelo de negocio de éxito probado ha llevado a sus responsables a comenzar su expansión a través del sistema de franquicias. Este vídeo resume su concepto de negocio: