Tras ocho meses de reforma, el Gran Hotel Zaragoza, que abrió sus puertas en 1929, renace con un sofisticado y elegante look y una renovada propuesta gastronómica en su restaurante La Ontina, de la mano del chef Enrique Martínez.

El lobby del hotel
Un diseño clásico y atemporal, con un toque de vanguardia, para el lobby

El NH Collection Gran Hotel de Zaragoza, joya arquitectónica de la ciudad, se mantiene con orgullo tras su reforma integral como el hotel más emblemático de la ciudad
Promovido por el propio rey Alfonso XIII y proyectado por el arquitecto madrileño Antonio Rubio, su excepcional ubicación, unida ahora a su nueva línea de diseño, convierten al Gran Hotel de Zaragoza en un punto de encuentro obligado en la capital aragonesa.
La cadena NH ha querido trasladar el antiguo esplendor del Gran Hotel a la actualidad, eligiendo un estilo clásico renovado en línea con la esencia del edificio, pero con la funcionalidad y comodidades del diseño actual.
Los materiales empleados, así como las formas y mobiliario, evocan la sofisticación propia de los años veinte, pero  con una visión contemporánea que les aporta gran personalidad.
Cúpula del Gran Hotel Zaragoza
La espectacular cúpula del hotel mantiene su elegancia

Destaca especialmente la majestuosa cúpula que acoge el lobby, al estilo de las que coronan los grandes hoteles europeos de la misma época, junto a la lámpara de araña de principios del siglo XX.
En definitiva, una miscelánea de pasado y presente que ha devuelto todo el esplendor a esta joya arquitectónica, que a lo largo de su historia a albergado a numerosas celebridades y huéspedes ilustres.
133 habitaciones
Blanco inmaculado en una de las suites del hotel
Blanco inmaculado en una de las suites del hotel

El NH Collection Gran Hotel Zaragoza, con categoría de 4 estrellas, ofrece un total de 133 habitaciones, de las cuales 113 son standard de 20-28 m²; dos están acondicionadas para personas con discapacidad; 19 son junior suites de 42 m², y hay una suite de 100 m².
Todas están dotadas de una oferta de equipamiento especialmente cuidada, como los Brilliant Basics, ultracómodos colchones diseñados en exclusiva para NH; duchas efecto lluvia, cafeteras Nespresso y tetera; televisores Led de 46”; wifi de 1Mb y fácil acceso; amenities exclusivos o secador de pelo profesional, entre otros accesorios.
Una de las junior suites del hotel
Lencería blanca, agradables tonos neutros y un toque de mobiliario de diseñp para esta junior suite

En su quinta planta, el hotel presenta además un renovado gimnasio con luz natural con modernos equipos Technogym.
Preparado para celebraciones
Uno de los salones del hotel
Los amplios salones, ahora actualizados, mantienen su toque majestuoso

Desde sus comienzos, el Gran Hotel Zaragoza ha albergado las grandes ceremonias y eventos en la capital aragonesa. Ahora ofrece una nueva distribución de espacios equipados con tecnología punta y un abanico de servicios exclusivos para garantizar el éxito de todo tipo de eventos.
El hotel cuenta con tres salones de reuniones y eventos, y dos salas de juntas con capacidad para hasta 300 personas; un total de 1.156 m2 dedicados a la celebración de encuentros .
La Ontina y su gastrobar
NH Collection Gran Hotel Zaragoza cuida su oferta gastronómica: el chef Enrique Martínez, del restaurante Maher de Cintruénigo, se envcerga la nueva propuesta gastronómica del restaurante La Ontina, que junto a su nuevo Gastrobar se convierten en un espacio único que se reinventa para consolidarse como referente gastronómico de la ciudad gracias, con una decoración que refleja el arte contemporáneo local, a modo de grafiti firmado por Fratelli Moca.
El nuevo Gastrobar
El nuevo Gastrobar, pensado para el picoteo, luce un aire vintage y grafitero muy actual

La carta de La Ontina, saludable y creativa. varía en función del mercado y de los productos de temporada y a ella se suma la propuesta más informal y desenfada del Gastrobar, en el que los clientes pueden disfrutar en directo con el showcooking de una amplia carta de tapas y raciones.
El histórico edificio del hotel
El histórico edificio del hotel, proyectado por el arquitecto madrileño Antonio Rubio, mantiene el esplendor del pasado