Diez chefs con iniciativas trasformadoras han sido seleccionados para recibir l Premio Basque Culinary World Prize 2019. El ganador o ganadora se conocerá el próximo 16 de julio en San Francisco, durante la celebración de la novena reunión anual del Consejo Internacional del Basque Culinary Center. Esta cuarta edición ha batido récord de participación, con 150 candidaturas de 42 países.


profesionalhoreca Basque Culinary World PrizeYa se conocen los 10 finalistas que optan a la IV edición del premio Basque Culinary World Prize 2019, un galardón único y global que reconoce a chefs con iniciativas transformadoras en áreas de innovación, tecnología, educación, medio ambiente, salud, industria alimentaria y desarrollo social o económico, entre otros.
Promovido por Basque Culinary Center y el Gobierno Vasco, en el marco de la Estrategia Euskadi-Basque Country, esta cuarta edición del premio ha recibido 150 candidaturas de 42 países; el mayor índice de participación hasta la fecha.
Los candidatos han sido escogidos por el Comité Técnico del premio, integrado por académicos y expertos culinarios de instituciones como la Universidad Abierta de Cataluña, la Universidad de Copenhague, la Universidad de Harvard o la Universidad del País Vasco. La selección refleja el alcance actual de un movimiento internacional y multiplicador.

Candidatos al Basque Culinary World Prize 2019

profesionalhoreca Basque Culinary World Prize
– Selassie Atadika (Ghana). Tras formarse en Estudios Internacionales en Columbia y de trabajar durante una década para la ONU, saltó a la cocina para afrontar desafíos desde la alimentación. Se graduó en el Culinary Institute of America (CIA) y regresó a África para abrir su restaurante Midunu en Accra (2014), donde enarbola su concepto de Nueva Cocina Africana. Junto a su equipo, exclusivamente femenino, espera contribuir a que más mujeres se incorporen como profesionales a la alta cocina en África.
– Virgilio Martínez (Perú). Desde el restauranteCentral, en Lima, ha abierto márgenes insospechados a la cocina peruana con una perspectiva de innovación y exploración construida a partir de su plataforma interdisciplinaria Mater Iniciativa. Con Mil, su más reciente apuesta en Cuzco, rompe esquemas con un modelo de interacción no invasiva, apostando por la biodiversidad, sostenibilidad, intercambio de conocimientos y conexión con la tierra.
– Cristina Martínez (Estados Unidos). En Filadelfia, esta cocinera mexicana aprovecha el éxito de su restaurante South Philly Barbacoa (entre las mejores aperturas de 2016, según Bon Appètit) para darle voz a la polémica lucha de quienes trabajan sin papeles en tiempos de Donald Trump. Ha liderado la iniciativa #Right2Work y recibió el Nationalities Service Award por su lucha por los derechos de los inmigrantes y por su contribución a hacer de la ciudad un destino gastronómico. Su labor inspiró una resolución del Consejo local que reconoce que el trabajo es un derecho humano, independientemente del estatuto migratorio.
– Douglas McMaster (Reino Unido). Con Silo, el primer restaurante “zero waste” del país, ha sido pionero de una visión que hoy crece internacionalmente, optando por un modelo culinario “preindustrial” que inspira a jóvenes cocineros del mundo entero, en el que nada sobra: todo se transforma. Sustituye el concepto de “recycle” por el de “upcycle”, demostrando que los residuos solo existen porque no se sabe qué hacer con ellos y que la cocina puede ayudar a cambiar patrones de consumo.
– Giovanni Cuocci (Italia). En las afueras de Módena vive la cocina como una forma de cuidar al territorio y a los sujetos que le rodean. Lo hace a través de una inspiradora e innovadora cooperativa gastronómico-social donde los alimentos se transforman no tanto en recetas como en oportunidades para sus socios: personas con discapacidad intelectual con las que siembra, cría y trabaja artesanalmente lo mejor de las tradiciones comestibles de Emilia Romagna, poniendo en valor sus capacidades.
profesionalhoreca Basque Culinary World Prize
– Mario Castrellón (Panamá). Apuesta por la cultura gastronómica de este país por descubrir, aprovechando su liderazgo como emprendedor para generar oportunidades de desarrollo social, sobre todo en comunidades cafeteras en las que se produce uno de los cafés más preciados del mundo (el geisha). El chef de Maíto promueve dinámicas de comercio justo, espacios de formación y oportunidades de empleo a productores y mujeres en situación de vulnerabilidad.
– Xanty Elías (España). El chef de Acánthum, el único restaurante con estrella Michelin en Huelva, se empeña en el desarrollo de su región: como presidente de la Fundación Prenauta apuesta por el turismo, la innovación y el emprendimiento en el sector de la restauración. Con la idea de potenciar la educación alimentaria, lanzó “Los Niños se Comen el Futuro (2018)”, que contempla la incorporación de una asignatura de cultura gastronómica en escuelas de primaria que, en su programa piloto entre 2018-2019, se impartió a 2.200 alumnos de entre 6 y 7 años, en 50 escuelas de Andalucía.
– Anthony Myint (Estados Unidos). Propone encarar, desde la cocina, uno de los desafíos más importantes de la sociedad global: el cambio climático. En San Francisco impulsa iniciativas como ZeroFoodprint, para evidenciar el impacto medioambiental de la restauración y ofrecer herramientas y soluciones para que cualquier chef reduzca o elimine su huella de carbono, esté donde esté. Más de 30 influyentes restaurantes repartidos por el orbe, como Benu o Noma, aplican su metodología, mientras que con The Perennial Farming Initiative,promueve modelos de agricultura sostenible.
– Lars Williams (Estados Unidos/ Dinamarca). En Copenhague, el director del Nordic Food Lab encarna una novedosa manera de entender la innovación. Con ojos de chef, traslada conceptos de la cocina al ámbito de los destilados con la empresa Empirical Spirits, con la que intenta “encapsular sabores de todo el mundo” con técnicas punteras de destilación y de fermentación. Junto a la activista y educadora Chido Govera, fundadora de Future of Hope en Zimbabwe, comienza a propiciar esquemas de innovación culinaria que favorezcan a comunidades excluidas, donde ingredientes con potencial inexplorado (desde frutas silvestres hasta termitas) se transformen en productos singulares capaces de generar valor económico e identitario.
– Siew-Chinn Chin (Malasia/ Estados Unidos). Ligada a la lucha por una alimentación orgánica y saludable en Estados Unidos, se ha implicado en programas que favorecen la independencia frente al sistema de comida industrial y fast food como The Charlie Cart Project. Estachef nacida en Malasia se suma al intento de llevar formación culinaria por todo el país, con una cocina móvil equipada con herramientas para que decenas de recetas sirvan para establecer conexiones entre cocina, salud y medio ambiente.

El ganador se proclamará en el Simposio “Sustainable Thinking”

Entre estos 10 finalistas, el ganador será seleccionado por el jurado internacional compuesto por grandes chefs y un grupo interdisciplinar de expertos en la novena reunión anual del Consejo Internacional de Basque Culinary Center, que este año se celebrará en San Francisco, teniendo como anfitriona a tres estrellas Michelin Dominique Crenn.
El anuncio del vencedor se realizará el 16 de julio durante el Simposio “Sustainable Thinking”, con el que Basque Culinary Center abrirá un debate sobre el rol que juega la gastronomía en la sostenibilidad.

El ganador o ganadora del premio recibirá una dotación económica de 100.000 euros, que deberá destinar a una iniciativa que exprese el poder transformador de la gastronomía

En esta ocasión el jurado estará presidido por Joan Roca (España), e incluyea otros reconocidos chefs como Massimo Bottura (Italia), Manu Buffara (Brasil), Eneko Atxa (País Vasco), Dominique Crenn (Estados Unidos), Yoshihiro Narisawa (Japón), Andoni Luis Aduriz (País Vasco), Enrique Olvera (México), Trine Hahnemann (Dinamarca), Katina y Kyle Connaughton (Estados Unidos) y Jock Zonfrillo (Escocia/Australia), vencedor del Basque Culinary World Prize 2018.
El ganador o ganadora del premio recibirá una dotación económica de 100.000 euros, que deberá destinar a una iniciativa que exprese el poder transformador de la gastronomía.
El Basque Culinary World Prize 2018 fue otorgado al chef escocés Jock Zonfrillo, quien trabaja por preservar una memoria alimentaria de los pueblos originarios australianos y se ha embarcado en la labor de descubrir y reivindicar esta antigua cultura. La chef colombiana Leonor Espinosa obtuvo el premio en 2017 por reivindicar el saber ancestral de poblaciones colombianas con Funleo. En la edición inaugural el galardón fue otorgado a la chef venezolana María Fernanda di Giacobbe y su iniciativa que se articula en torno al cacao como fuente de identidad, cultura y riqueza económica en Venezuela.