Cada vez se ven más cajas registradoras automáticas en los establecimientos hosteleros. También llamadas cajón inteligente o máquinas de cobro automático, son una solución de gestión de efectivo; un accesorio imprescindible en todo negocio que acepte pagos mediante monedas o billetes.

Profesionalhoreca, Caja registradora automática Cashguard en un restaurante
Caja registradora automática Cashguard en un restaurante

Las cajas registradoras automáticas ayudan a controlar los ingresos y «cuadrar las cajas«, de forma que, además de gestionar el efectivo de forma eficiente, suponen un considerable ahorro de tiempo para dedicarlo al negocio. Pero tienen, además, más ventajas:

  • Una mejor atención al cliente: Los clientes estarán contentos porque los empleados les atienden mejor, con menos estrés), lo que contribuye a aumentar las ventas. Pero, sobre todo, el hostelero conseguirás rentabilizar su recursos humanos para desempeñar la labor para la que fueron contratados: atender a los clientes para vender más y mejor.
  • Un sistema cerrado: Las cajas registradoras automáticas sustituye el cajón de caja abierto por un sistema cerrado y seguro, que cierra efectivamente el proceso de manejo del dinero. Se acaba así definitivamente con los errores humanos, así como con el robo interno y las pérdidas.
  • Control total de la gestión: estas máquinas de cobro automático cuentan automáticamente el dinero de manera correcta. Además, las funciones de información proporcionan un informe instantáneo y le permiten optimizar los niveles de tesorería en el negocio.
  • Más seguridad: las cajas registradoras automáticas son un sistema a prueba de manipulación, y el cajero no tiene acceso al dinero, lo que reduce de forma importante el riesgo de robo. El personal se siente más seguro, y las largas horas de apertura tienen menos riesgo.
  • Pago más rápido y seguro: al utilizar una máquina de cobro automático se reduce el tiempo en las colas. Los clientes siempre reciben el cambio correcto y sin errores, lo que se traduce en una mejor experiencia en el local.
  • Menores costes: las máquinas de cobro automático pueden reducir los costes relacionados con el efectivo un 30%, y el tiempo relacionado con el efectivo un 50%. En conclusión, los hosteleros disfrutan de menores costes de transporte del dinero y primas de seguro más bajas.

Las máquinas Cashguard, perfectas para la hostelería

Profesionalhoreca, caja registradora automática Cashguard

Con el sistema de gestión de efectivo CashGuard el hostelero ha de dedicar únicamente 30 minutos a la gestión de caja, logrando un ahorro en torno a los 230 minutos diarios, 1.380 minutos semana (6 días), 5.520 al mes y 66.240 al año. En definitiva: 1.104 horas extras al año que puedes emplear como desee.

El resultado: ya no tendrá que preocuparse por los problemas que están relacionados con el efectivo. El cajón inteligente se hace cargo del dinero, por lo que el hostelero puede encargarse del negocio.

¿Quiere implanta la solución CashGuard en su establecimiento? Telsystem tiene una solución a medida y personalizada para cualquier tipo de negocio hostelero, ahora a precios my interesantes. Pida un presupuesto gratuito o más información aquí.