El ‘pasta bar’ Beata Pasta ofrece una cuidada experiencia donde la autenticidad italiana se combina con la innovación culinaria, abarcando desde la elaboración artesanal de pasta fresca hasta la opción de pedir en mesa mediante una aplicación a través de código QR.

En el corazón de Madrid, en la Glorieta de Bilbao, el chef y empresario napolitano Ciro Cristiano, junto a parte del equipo del restaurante Baldoria, ha abierto su segundo restaurante en Madrid: Beata Pasta.

ProfesionalHoreca, fachada del restaurante Beata Pasta, pasta fresca, Ciro Cristiano
La alegre fachada de Beata Pasta, con el obrador que mira a la calle

Se trata de un ‘pasta bar‘ dispuesto a democratizar el mundo de la pasta fresca en Madrid bajo la premisa de compartir, socializar y disfrutar en la mesa, con una propuesta de comida casera, de calidad y hecha al momento, que parte de una base de cocina tradicional del sur de Italia pero con un toque fresco y actual, y un precio apto para todos los bolsillos.

Con una superficie de 230 m², Beata Pasta respira italianidad en cada rincón. Desde la materia prima de alta calidad con un 70% de los ingredientes provenientes de Italia, hasta la atención al cliente al estilo italiano, este restaurante monoproducto destaca por su autenticidad y transparencia, donde clientes pueden presenciar todo el proceso de creación de la pasta.

Esta noderna trattoria se compone de cuatro espacios: el obrador/laboratorio, el corazón del restaurante y escaparate hacia la calle, desde donde se puede ver cómo se hace la pasta; la zona de bistró italiano, con rincones auténticos y un toque de frescura; la despensa, con un aire más rústico y mesas altas y, al fondo, aunque 100% abierta, la cocina.

ProfesionalHoreca, sala del restaurante Beata Pasta, pasta fresca, Ciro Cristiano
El comedor, muy acogedor en amarillo y blanco

Esta casa de la pasta no es sólo un lugar para comer, sino también un espacio para experimentar y aprender, ya que todas las semanas el obrador acogerá una masterclass centrada en este producto.

Auténtica cocina italiana actualizada

Simone Attolini, chef ejecutivo, y Antony Vitale, jefe de cocina lideran un equipo comprometido con la tradición y la modernidad. Beata Pasta quiere ejercer como embajadora de la cocina italiana popular más actual; defensora de la tradición, pero con un giro más innovador y con la pasta en el centro.

Para hacer la experiencia más personalizada, Beata Pasta ofrece a los comensales la opción de customizar sus recetas, aunque sugiriendo los toppings a añadir.

En la carta hay entrantes diversos: burrata, parmigiana, ensaladas… Sin embargo, la pasta fresca es la estrella indiscutible de la carta, y se puede solicitar sin gluten; siempre elaborada con ingredientes frescos y de alta calidad.

Profesionalhoreca, plato de pasta de Beata Pasta
Tornnarello alla Nerona, rueda de pasta con calabacín frito, pecorino, Parmigiano Reggiano y albahaca

La experiencia culinaria se completa con postres italianos clásicos como el tiramisú, la tarta de queso o el cannoli siciliano, acompañados por una selección de cócteles frescos, así como vinos italianos cuidadosamente elegidos, que se ofrecen por copas y por botellas.

Un interiorismo fresco y actual

El interiorismo, firmado por Estudio Pombo, resulta divertido, acogedor e informal: triunfan los colores amarillo y blanco, los tonos de la pasta fresca, que inundan todo el local.

En la decoración no faltan elementos tradicionales, como son los botes clásicos de las despensas a la italiana y los trapos de cocina colgados, o los utensilios de cocina para cocinar pasta esparcidos por todos los rincones y protagonistas de un mural en 3D blanco. Se conjugan con otros más modernos, como los neones.

Mención aparte merecen los baños, donde reinan los espejos, la pintura, la poesía, la música y el arte.

Delivery y pedidos desde la mesa

Beata Pasta no solo se limita al disfrute en el local: ha ideado un servicio de delivery a base de ‘kits de pasta’, en el que los clientes reciben el plato de pasta deconstruido junto con su receta para terminar de realizarlo en su hogar, siguiendo las indicaciones virtuales del chef gracias a un código QR, y así disfrutarlo en su punto óptimo.

Además, el restaurante ofrece la opción de pedir en mesa mediante una aplicación, accesible a través de un código QR, por lo que se eliminan tiempos de espera innecesarios y se agiliza el pedido.