El inesperado fallecimiento del chef franco-suizo Benoit Violier, con tres estrellas Michelin y recientemente nombrad0 mejor cocinero del mundo según La Liste, ha causado conmoción en el mundo gastronómico y reabre el debate sobre la presión que sufren los grandes chefs.