La Escuela Superior de Hostelería Artxanda-Bilbao (ESHA) celebraba hace unos días su acto académico anual con la presencia de empresarios y cargos políticos e institucionales. Allí se anunció oficialmente la próxima inauguración de la sede ESHA-Bilbao en Bogotá (Colombia) en virtud del acuerdo de franquicia firmado el pasado año. También se realizó un homenaje al hostelero bilbaíno Tomás Sánchez, fundador y uno de los grandes impulsores de la escuela, que se ha jubilado.

6a00d8341bfb1653ef0191027184b4970c
La Escuela Superior de Hostelería de Artxanda, en Bilbao llega a Colombia y el próximo 29 de julio, día de Santa Marta, patrona de la hostelería, abrirá oficialmente las puertas de su nuevo centro franquiciado en Bogotá, en el marco del convenio suscrito el pasado año con lo que hasta ahora era el Politécnico Internacional de Bogotá. Se trata de la primera escuela de cocina europea que se instala en Latinomérica.
El contrato de franquicia contempla la colaboración no sólo educativa, sino también en el ámbito de la difusión de la gastronomía vasca y de sus productos más reconocidos.
La elección de Colombia está muy pensada, ya que es uno de los países latinoamericanos donde la hostelería está experimentando el mayor crecimiento. Francisco Orobitg es el director de la nueva escuela.
El plan de formación será similar al de la casa madre de Bilbao. Los alumnos estudiarán dos años en Bogotá y terminarán de graduarse en el centro de la capital vizcaína.
El nuevo centro colombiano, en el que se han invertido cerca de dos millones de euros, dispone de dos grandes espacios, uno para la exhibición (dispondrá de un restaurante, Txakoli, abierto al público) y otra para la formación. En total ocupan 2.400 m2. Las instalaciones de cocina han sido montadas por Fagor Industrial.
Inicialmente la escuela ofrecerá tres programas: técnico laboral en cocina internacional, técnico laboral en maître, y asesor de vinos y licores (sommelier).
Homenaje a Tomás Sánchez

Tomás Sánchez
Tomás Sánchez

Por otra parte, y en el mismo acto, la Escuela Superior de Hostelería Artxanda-Bilbao acogió también un homenaje a Tomás Sánchez, como miembro fundador y “por su altruista y generosa dedicación al sector hostelero, convirtiendo la hostelería en una actividad a respetar”.
Tomás Sánchez, recientemente jubilado, ha sido uno de los grandes impulsores de la Escuela  y siempre defendió -en el seno de la Asociación de Empresarios de Hostelería de Vizcaya– la necesidad de crear un proyecto formativo en sintonía con las aspiraciones del sector. Todo ello, asumiendo los riesgos económicos de un proyecto que nació exclusivamente de la iniciativa privada.
Desde un primer momento y durante dos décadas, Sánchez ha presidido el Patronato de la Escuela, colaborando siempre en la incorporación de criterios educativos que sintonicen con el entorno laboral.
Paralelamente, Tomás Sánchez siempre ha sido un gran impulsor del asociacionismo y defensor de los valores del sector hosteleros. No sólo fue fundador de los empresarios hosteleros vizcaínos, sino que también lo fue de la Federación de Hostelería del País Vasco, cuya presidencia ha ostentado hasta su jubilación. Asimismo, Sánchez ha pertenecido a la Junta Directiva de la FEHR y ha presidido la Federación de Salas de Fiesta, Baile y Discotecas.
Su trabajo y lucha por el sector fue decisiva en la concesión del Premio Euskadi de Turismo por parte del Gobierno Vasco a la Federación de Hostelería del País Vasco en 2009, bajo su presidencia.
Acuerdo con la Fundación General de la Universidad de Salamanca
Finalmente, durante el mismo acto académico se anunció también el acuerdo al que ha llegado la Escuela Superior de Hostelería de Artxanda con la Fundación General de la Universidad de Salamanca (Fgusal). El centro salmantino ha aprobado la impartición del Título Superior en Dirección de Empresas Hoteleras, y la ESHA-Bilbao aportará contenidos y su amplia experiencia en el área de Alimentos y Bebidas. Su director, Joseba Lozano, se ha incorporado a la Comisión académica de este curso.