Hoy por hoy no vale estarse quieto. Los chefs más famosos se mueven y se embarcan en diferentes aventuras; unos para comenzar una nueva etapa e iniciar proyectos distintos, como Dani García, que deja Calima; otros para ampliar y diversificar sus negocios, como David Muñoz, Sergi Arola, Albert Ventura o Eneko Atxa. El extranjero, en cualquier caso, parece atraer especialmente a nuestros cocineros, dispuestos a aprovechar y a aumentar el tirón de la gastronomía española a nivel internacional.

Dani García dice adiós a Calima
Dani García dice adiós a Calima

Adiós a Calima. Dani García abandona el restaurante del hotel Meliá Don Pepe en Marbella, que tantas satisfacciones le ha dado (tiene allí dos estrellas Michelin y tres soles Repsol) y se lanza a abrir un nuevo con su nombre en el exclusivo hotel marbellí Puente Romano.
El cocinero malagueño inicia una nueva etapa y se lleva a  todo su equipo al nuevo Dani García Restaurante, un proyecto «más personal» en plen Milla de Oro marbellí, que le permitirá crecer en su trabajo, según ha declarado a Efe.
Allí, en el Puente Romano, ofrecerá a partir de abril su cocina «contradicion», en la que dará una vuelta, con juegos de texturas y contrastes, a la tradición culinaria malagueña y andaluza, combinándola con toques asiáticos.
Dani García Restaurante tendrá una capacidad de 50 plazas, además de un reservado con otras 20, y ofrecerá platos consolidados y nuevas creaciones, a la carta y en menú degustación.
El propio Dani García explica que «la diferencia con Calima va a ser la adrenalina, la creatividad fluirá más y se notará en la carta«. Y ante el éxito de su Manzanilla Spanish Brasserie, que abrió en enero en Nueva York, también trasladará al Puente Romano ese concepto, «porque la clientela del hotel y de Marbella es más internacional. Será un hermano gemelo del de Nueva York, para darle un toque cosmopolita a Marbella», afirma. El primer bar Manzanilla, en el centro de Málaga capital, se mantiene.
Un nuevo cambio para un chef que se muestra agradecido a los siete años que pasó en Tragabuches, en Ronda, donde logró su primera estrella Michelin- y a los nueve años en el Calima de Don Pepe, donde ha conseguido numerosos galardones.
David Muñoz exportará StreetXo
David Muñoz
David Muñoz

David Muñoz, el chef más mediático en estos momentos tras lograr la tercera estrella Michelín y volver a poner a Madrid en lo más alto del panorama gastronómico de la guía roja, también mira al exterior, aunque ya ha dejado bien claro que su primera opción no es irse de España y prefiere quedarse al frente de su DiverXo («restaurante de lujo con pocos medios», como lo define) en Madrid. No obstante, abrirá en mayo una filial de su gastrobar StreetXo, su opción más asequible, en en el barrio londinense de Mayfair al que seguirán otros en Nueva York y Singapur, durante próximos tres años.
Es en el concepto de StretXo en el que David centra sus proyectos de crecimiento. El primero verá la luz en mayo de 2014 en un local de 400 m2 del barrio londinense de Mayfair y será más grande que el madrileño de la Plaza del Callao. Tendrá una gran barra en forma de U con dos islas de cocina dentro. El chef ha asegurado que no se tratará de ninguna asesoría ni franquicia y que viajará una vez por semana a Londres, a donde trasladará parte de su equipo de Madrid.
Pero David Muñoz tiene claro que DiverXo, la casa madre, no se puede replicar: «solo hay uno en el mundo y estará donde este yo. Lo que pasa en DiverXo sólo pasa en DiverXo«, ha asegurado.
Arola, a los Alpes
Sergi Arola
Sergi Arola

Sergi Arola, el chef español con más restaurantes abiertos en el extranjero, sigue aumentando la lista. A los establecimientos de París, Sintra (Portugal), Santiago de Chile, Bombay, Hong Kong y Sao Paulo se suma ahora otro en un exclusivo complejo hotelero de cinco estrellas de la vanguardista cadena W (Starwood) en la estación de esquí de Verbier, en los Alpes suizos.
El nuevo local abrirá sus puertas el 1 de diciembre y  reproducirá «la línea más formalmente informal» de la cocina del chef catalán, que recreará además su propia visión de platos tradicionales suizos como la raclette o la fondue, incorporando productos españoles.
«La gente de allí entiende que es más gustoso acompañar los embutidos locales con ‘pa amb tomaquet'», ha explicado el chef a Efe , muy motivado con el reto de abrir en un complejo de alta montaña y especialmente en la región de Valais, «muy rica en productos locales» que también utilizará en sus platos.
Superado su encontronazo con Hacienda el pasado verano, Arola asume este nuevo paso en su proyección internacional «desde la responsabilidad de representar en el extranjero la gastronomía española», al mismo tiempo que afirma estar «trabajando duro para cumplir los compromisos adquiridos».
Arola, con dos estrellas Michelin y tres soles Repsol en su restaurante gastronómico en Madrid, estará en Verbier «en temporada alta, en Navidad y fin de año y en temporada de caza», lo que le permitirá trabajar con productos poco habituales en su repertorio. De momento su segundo Vi Cool madrileño, un local de tapas y cocina informal para todos los bolsillos de reciente apertura, está teniendo muy buena aceptación a aceptación.
Miami, un destino favorito para los chefs
Miami se consolida como un destino favorito de nuestros chefs. Allí abría hace unos meses el restaurante Perfecto del catalán Òscar Manresa (Torre d’alta mar, Kauai, Casa Guinart), situado en pleno centro financiero, que combina la cocina de vanguardia con la música «made in Barcelona».
«La idea era buscar un punto de entrada al público americano y Miami lo tenía todo: todas las culturas latinoamericanas y norteamericanas, y con eso testeábamos la aceptación de nuestra cocina en Estados Unidos y Latinoamérica», explicaba Manresa a Efe tras la apertura. La acogida ha sido muy buena  y cada vez más estadounidenses comienzan a apreciar la alta cocina internacional.
En breve será otro catalán, Albert Ventura, chef y propietario de los restaurantes Coure y del Vall 57, quien se marcha a Florida como asesor de un nuevo establecimiento.
Albert Ventura
Albert Ventura

Ventura ha sido fichado por el exdirector general de Grupo Tragaluz, Pablo Fernández-Valdés; el exdirector de operaciones del mismo grupo, Yago Giner, y por Gustavo Buesa, propietario de la empresa de tratamiento de residuos GBI. El restaurante, que está en la zona de South Beach, en Miami Beach, se abrirá hacia principios del 2014 y pretende llevar a Miami un trozo de la cultura, arte y gastronomía barcelonesa y mediterránea.
Si la fórmula tiene éxito, los empresarios no descartan replicar este formato de restaurante en otros puntos de Estados Unidos, a modo de franquicias de alta cocina.
También Miami ha sido elegido por el prestigioso chef peruano Gastón Acurio para abrir, ahora en diciembre, un nuevo restaurante que se suma a los locales que ya abiertos ya en Chicago y San Francisco. El cocinero ha explicado que «la mezcla extraordinaria de culturas de Miami y su espíritu dinámico se ajusta perfectamente bien a nuestra filosofía».
El local esta ubicado en el interior del hotel Mandarín Oriental de Miami, con vistas a la bahía de Biscayne, y su cocina será un homenaje a la auténtica gastronomía peruana y a sus diversos sabores, desde la gran cocina novoandina, pasando por el encuentro entre la comida asiática y peruana, hasta el tradicional ceviche de frutos del mar.
Eneko Atxa, a Tailandia
Eneko Atxa
Eneko Atxa

Finalmente, otro cocinero que mira al exterior es el vizcaíno Eneko Atxa, con tres estrellas Michelin en su restaurante Azurmendi (Larrabetzu, Vizcaya). El chef vasco está a punto de abrir «Aziamendi» en un lujoso y exclusivo hotel de en Phuket (Tailandia) donde ofrecerá platos con «el espíritu de la cocina de la casa madre adaptados al entorno y a los productos locales».
Atxa ha escogido para este proyecto a un equipo que lleva «mucho tiempo» con él, encabezado por Alex Burger como jefe de cocina, cocineros tailandeses formados en Azurmendi; el alemán Behzad Davarkia como jefe de sala y el francés Fabien Etienne como sumiller.
La cocina del nuevo restaurante «guardará similitudes con la de Azurmendi,  pero estará adaptada al entorno y a los productos locales», declaraba a Efe.
Eneko Atxa repartirá su tiempo entre los fogones de Azurmendi y Aziamendi, sin dejar de lado su prioridad, la casa madre, en la que consiguió su tercera estrella Michelin hace un año y donde practica una cocina de raíces vascas que busca «la identidad y la diversidad», ecológica y de Km 0, y donde cuenta con su propio huerto.