Comer sin mantel de tela multiplica por 37 la presencia de bacterias en la mesa. ¿Y si utiliza manteles de PVC? Cuidado: acumulan hasta cuatro veces más microorganismos que los de tela. Así lo revela un estudio en el que ha participado la firma textil Resuinsa.


Los resultados de este estudio cuestionan claramente la higiene de las mesas sin mantel, una moda que se ha extendido en los últimos años en España y que se ha generalizado en muchos restaurantes. Una situación a la que ha contribuido en gran medida la crisis económica y el consiguiente ahorro de costes, y que no se ha producido en otros países de larga tradición culinaria, como Italia o Francia, señala el director general de ResuinsaFélix Martí.

Camino de mesa de Resuinsa - mantel - ProfesionalHoreca
Un camino de mesa en tela no sólo da una perfecta imagen del restaurante: es también una garantía de higiene

Martí destaca, sin embargo, que se aprecia cierto cambio de tendencia. «Hay restaurantes españoles que están dejando ya esta moda y que están volviendo al textil para ofrecer calidad y confort. Lo estamos detectando en las peticiones que nos realizan los profesionales”. La mayoría de ellos no sabe, sin embargo, que no sólo es cuestión de comodidad e imagen, sino también de higiene.
La firma valenciana señala que el informe «aporta datos fiables y prácticos sobre el uso de los textiles en la mesa», por lo que es muy ilustrativo para el sector hostelero. El estudio se realizó contando con mantelería de tela Resuinsa.
Así, parece que en la hostelería empieza a ponerse en valor el textil para las mesas como sinónimo de calidad, sea con un mantel completo, mantel individual o un camino de mesa; todo dependerá de la propuesta gastronómica del establecimiento y del ambiente que se quiera lograr.
Mantelería Resuinsa en restaurante asiático
Los restaurantes empiezan a recuperar la mantelería de tela, que se adapta a todos los estilos

«No hay nada como una mesa vestida con un mantel de  calidad, que transmita confort, calidad… Yo creo que al mantel nunca se dejará de emplear”, afirma el chef Martín Berasategui, embajador de Resuinsa.
Igualmente, la presidenta de la Asociación Española de Gobernantas de Hotel y Otras Entidades (Asego), Lorena Moreno, asegura que “antes de que los platos se pongan en la mesa, los comensales ya saben mucho del  lugar. Lo revelan la decoración en general, la uniformidad y el aspecto de los camareros, pero en especial los manteles. Su presencia o su ausencia orientan las expectativas gastronómicas desde el primer momento”.
“Creo que cada espacio gastronómico requiere un tipo de mantelería y servilleta, que aporte un valor añadido a la experiencia gastronómica”, añade Moreno. Y un apunte a los hosteleros: «la mantelería blanca es el color que más nos ayuda para el desmanchado”.