En este emblemático palacio madrileño, en un espacio de más de 1.000 m2 que incluye un jardín privado, Abya llega dispuesto a revitalizar la escena gastronómica madrileña con diversas experiencias que conectan diferentes cocinas del mundo con Latinoamérica.

Abya, que abrirá sus puertas este otoño, pretende ofrecer «una experiencia gastro sin precedentes» en un espacio lleno de estímulos y donde se combina la gastronomía, la cultura, la diversión y el arte.

ProfesionalHoreca, uno de los salones de Abya, restaurante en Madrid
Los salones del Palacio de Saldaña vuelven a cobrar vida con la llegada de Abya, que abrirá este otoño

El icónico palacio de Saldaña (calle José Ortega y Gasset 32, Madrid), em el corazón del barrio de Salamanca y en el que se ha realizado un minucioso trabajo de restauración y decoración, es el marco perfecto para Abya, que según Bárbara de la Cruz, Project Manager del restaurante, se trata de un “concepto auténtico, vibrante y cosmopolita, que nace en Madrid con una identidad internacional vinculada con Latinoamérica. En Abya los sabores, la materia prima, la exclusividad y la excelencia se suman en una propuesta en la que el cliente es el verdadero centro de atención”.

Cuatro plantas conectadas entre sí

El nombre del restaurante, Abya, surge de la denominación más antigua que se conoce para referirse al territorio americano, que significa «tierra viva» o «tierra en plena madurez».

Este concepto conecta Latinoamérica con otras partes del mundo «a través de un sincretismo cultural, una simbiosis gastronómica y una experiencia entorno a los sentimientos del ser humano«, señalan sus creadores

De esta forma, Abya busca «crear momentos, emociones y sensaciones especiales», que lleve a sus comensales a formar parte de un viaje de sensaciones a través de los universos del arte y la gastronomía.

ProfesionalHoreca- barra de Abya, restaurante Madrid
Una de las dos barras con las que cuenta el restaurante

El nuevo restaurante madrileño va a invitar al visitante a recorrer y descubrir cada rincón con Latinoamérica, creando recetas universales y frescas a cargo de un conocido chef cuya identidad todavía no se ha revelado, en un espacio que suma más de 1.000 m2 divididos en cuatro plantas conectadas entre sí y un jardín de cerca de 500 m2.

La planta baja es el punto de partida con un espacio abierto a cualquier hora del día, con cocina non stop, y dos barras en las que unirán mixología, música y arte.

Tras esta primera toma de contacto, la primera planta será el lugar para el hedonismo gastronómico, en el que el paladar del comensal tendrá todo el protagonismo en un imponente espacio presidido por grandes ventanales.

Por último, la segunda planta será un espacio con la privacidad como protagonista, lugar donde ocurrirán puntuales sorpresas gastronómicas, y que cuenta con una magnífica terraza al aire libre, mientras que las cocinas centrales se ubican en la planta -1.

ProfesionalHoreca, uno de los salones de Abya, restaurante Madrid
Grandes ventanales para el disfrute gastronómico

Una decoración con más de 100 obras de arte

El diseño y conceptualización de Abya ha sido cuidadosamente pensado durante tres años personalmente por Manuel González, su propietario, un empresario apasionado de la decoración, del arte y de la cocina y quien ha disfrutado decorando con meticulosa obsesión por el detalle.

Le han ayudado en este trabajo la diseñadora mexicana Paulina Morán, la artista mexicana Paola Martínez y un equipo de decoradores propio de Abya, aunque González el responsable de la selección de los materiales de primera calidad importados desde Latinoamérica para lograr una decoración artística de alto nivel.

En su interiorismo, una exquisita selección de maderas y el latón son los protagonistas, elementos se conjugan con diferentes paletas cromáticas, exclusivos textiles y una delicada selección de vajilla y cristalería para una perfecta experiencia gastronómica.

Al trabajo de decoración se suma la presencia de más de 100 obras de arte entre los que se encuentran artistas como Vladimir Cora, Amador Montes, Miguel Milló, Cesar López Negrete y Paola Martínez.