Las expectativas de los hoteleros de cara a Semana Santa y primavera son negativas por primera vez en los últimos cuatro años, según revela el según el Observatorio de la Industria Hotelera, elaborado por PwC para la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat). ¿Las causas?  Acontecimientos como la recientemente desconvocada huelga de Iberia, el concurso de Orizonia, o la mala conectividad aérea en algunos destinos , especialmente Canarias, provocada entre otras razones por el aumento desproporcionado de la tasas aeroportuarias, unido al retraso en las reservas. «El sector está en un momento crítico«, avisa la patronal hotelera.
El índice OHE General, que recoge las perspectivas de los hoteleros (OHE Hotelero) junto con las previsiones macroeconómicas (OHE Macroeconómico), cae un 3% respecto a la temporada de Semana Santa del año pasado y se sitúa en los 39,57 puntos:

Para Primavera – Semana Santa del año 2013 se prevé una reducción del 3% de los valores del índice OHE, hasta llegar a una cifra de 39,57 puntos, lo que supone por primera vez en los últimos cuatro años que las expectativas de los encuestados para el sector sean negativas respecto a la misma temporada del año anterior
Para Primavera – Semana Santa del año 2013 se prevé una reducción del 3% de los valores del índice OHE, hasta llegar a una cifra de 39,57 puntos, lo que supone por primera vez en los últimos cuatro años que las expectativas de los hoteleros sean negativas respecto a la temporada del año anterior

El OHE Hotelero, que mide las perspectivas de los hoteleros relativas a las pernoctaciones, ofertas de plazas, rentabilidad, estancia y precio medio, promociones y publicidad; se sitúa en los 36,12 puntos, lo que supone una caída del 23% respecto a la Semana Santa anterior. Por su parte, el OHE Macroeconómico sube un 119% hasta los 49,93 puntos, debido a unas expectativas macroeconómicas sensiblemente mejores que las de Semana Santa de 2012.
La rebaja de las perspectivas hoteleras se refleja en una caída de la práctica totalidad de factores analizados en el OHE Hotelero salvo en oferta de plazas, estancia media, esfuerzo promocional y gasto publicitario cuyas estimaciones son de estabilidad.
Resulta especialmente significativa la caída prevista en rentabilidad, que ha descendido hasta los 26,1 puntos desde los 50,09 de 2012.
El índice de pernoctaciones cae hasta los 40,9 puntos, mostrando también una perspectiva de empeoramiento. Las predicciones apuntan a que el número de viajeros nacionales descenderá, aunque se espera que aumenten los viajeros procedentes de Reino Unido o Países Nórdicos con respecto a la temporada anterior.
La estancia media, sin embargo, aumentará ligeramente, si bien casi siempre en el tramo de estancias de menos de 3 días. Solamente se espera que crezca ligeramente la estancia media del turismo extranjero en las franjas de entre 7 y 15 días.
En cuanto a la oferta de plazas, no se perciben grandes cambios en las expectativas de los hoteleros. El 85,32% de los encuestados cree que se mantendrá igual que en el mismo periodo del año pasado.
En referencia al esfuerzo promocional de las Administraciones Públicas, el OHE Hotelero muestra una ligera subida en las perspectivas, haciendo que el índice pase de los 23,5 a los 33 puntos. Lo mismo respecto al esfuerzo publicitario privado, donde el 43,9% del sector considera que será mejor en esta temporada primaveral de 2013.
Objetivo: mayor rentabilidad
En opinión de Álvaro Klecker, socio responsable de Turismo de PwC, “los hoteleros, además de continuar el camino hacia un modelo orientado a la rentabilidad, deberán profundizar en soluciones que permitan acceder a los hábitos de los clientes con el objeto de captar más turistas internacionales, tanto de los países emisores históricos, como de nuevos países, tales como Latinoamérica, Rusia o China».
A su juicio, «las crisis de algunas de las empresas históricas del sector en nuestro país, así como la progresiva concentración de la turoperacion internacional, ponen de manifiesto la necesidad permanente de aligerar costes y racionalizar procesos y optimizar el uso de la tecnología para permitir un necesario e inmediato saneamiento de los márgenes de negocio en todos los subsectores».
Además, «el conocimiento profundo de una oferta global por parte del turista, así como una mayor vinculación entre turismo y entretenimiento son tendencias que, en general, ayudarán a aumentar los ingresos de los operadores.”
Por su parte David Samu, socio responsable de Turismo, Transporte y Servicios de PwC, explica que “cada vez más el cliente final configura sus propios viajes a través de Internet, fiándose de la información publicada en redes sociales por otros turistas. En este sentido, es necesario replantearse el rol de la agencia de viajes como canal de venta y evolucionar hacia un concepto de «travel advisor» que actúe como verdadero prescriptor de viajes y ofrezca un producto más personalizado y de valor para el cliente.”