/p>>Noticia bomba en los fogones: el chef vasco Diego Guerrero deja la dirección gastronómica de El Club Allard para continuar con sus proyectos personales, tras diez años de trayectoria en este establecimiento madrileño en el que ha logrado dos estrellas Michelín.

Diego Guerrero, en una imagen de la página de Facebook de El Club Allard
Diego Guerrero, en una imagen de la página de Facebook de El Club Allard

El Grupo Allard y el propio chef han informado en un comunicado conjunto que han decidido «continuar sus caminos por separado«, por lo que la cocina de este establecimiento, uno de los seis con dos estrellas Michelín en Madrid, queda bajo la dirección de su actual jefa de cocina, María Marte, mano derecha de Diego Guerrero desde 2003 y jefa de cocina durante los dos últimos años.
El cocinero vitoriano termina así una exitosa trayectoria en El Club Allard, donde en 2003  logró su primera estrella Michelín. Actualmente cuenta con dos estrellas y un sol de la guía Repsol.
Guerrero se hizo jefe de cocina a los 23 años, después de tres años de prácticas con Martín Berasategui. El mismo define su cocina como «cambiante», como «algo vivo que respira, y que habla». Sus platos buscan seducir al comensal a base de sorpresas, y su pasión por los emplatados innovadores le llevan a servir sus creaciones en recipientes como una maceta o una pecera.
Tras la inesperada marcha de Guerrero, el grupo Allard continuará con sus proyectos de expansión y crecimiento, basados en la apertura de nuevas líneas de negocio: Catering, Social Club, y La Terraza de Cristina en Sevilla, un nuevo concepto de terraza gastronómica que verá la luz próximamente, así como un futuro proyecto a nivel internacional.
Este es el comunicado con el que Diego Guerrero anunciaba su marca en su perfil de Facebook:
“Hola a tod@s: Deseo comunicaros que, desde el día 1 de octubre, no soy el director gastronómico de El Club Allard. Quiero dar las gracias a El Club Allard por haberme brindado la oportunidad de mostrar, a través de mi cocina, mis inquietudes, mis vivencias y, en definitiva, a mí mismo, MI ALMA.
A los que me han apoyado en estos casi doce años de dura lucha y han confiado en mí y en mi esfuerzo, MUCHAS GRACIAS. Pero, especialmente, MUCHISIMAS GRACIAS al increíble e irreemplazable equipo de El Club Alllard por su apoyo y entrega incondicional todos estos años.
Gracias por estar a mi lado, sois MUY GRANDES. A todos los ‘stagiers’ que han pasado por El Club, por dejarme enseñarles y compartir un trocito de mi vida. Deseo de corazón a El Club Allard el mayor de los éxitos y mi más sincero agradecimiento por todos estos años. Volveré pronto a revolucionaros. GRACIAS Y HASTA PRONTO”.