Berlys lanza al mercado sus gamas de bollería más vendidas con una serie de mejoras a fin de adaptarse a los gustos de un consumidor cada vez más exigentes. Las mejoras se han aplicado en algunas fases de su proceso de producción y en formulación, para conseguir una bollería más artesana, con aroma y sabores más frescos y naturales.

Bollería de la firma Berlys
Berlys ofrece una amplia gama de bollería congelada para hostelería

Berlys ofrece a los hosteleros una gran variedad de bollería congelada de calidad, en formatos y tamaños adaptados para bares y restaurantes como para caterings y buffets de hotel.
Ahora, los diferentes productos de bollería de Berlys presentan un excelente hojaldrado con más volumen y regularidad, gracias al estricto control de temperatura de las masas que permite obtener productos más atractivos y de aspecto más tradicional.
Por otra parte el significativo aumento en su tiempo de fermentación, dentro de un proceso más lento y cuidado, dota a la bollería de mejor aroma y sabor, característico de la bollería artesanal.
Productos que ahora también se presentan pintados de huevo, lo que significa más brillo, color y sensación de frescura. La nueva mantequilla fresca proporciona un color más acentuado, como prefieren los consumidores.
En definitiva, una bollería mejorada en todos los aspectos, que evoca en el consumidor una elaboración tradicional, más artesana, con aroma y sabor más frescos y naturales, una textura muy agradable, un hojaldre crujiente  y un atractivo aspecto más atractivo para cautivar al consumidor.
Andrés Urdiroz, director de Innovación en Bollería de Berlys Corporación, explica que  «como innovar no sólo es lanzar nuevos productos, nuestro departamento de I+D+i se puso en marcha hasta obtener una bollería adaptada a los gustos de un consumidor mejor informado, con un aspecto y sabor que no dejará a nadie indiferente”.
Bandeja de bollería Berlys
Una bollería mejorada para sorprender a los clientes del establecimiento hostelero