/p>>La cadena especializada en tabernas andaluzas Taberna del Volapié se ha convertido en poco más de cinco años no sólo en una de las franquicias de mayor crecimiento, sino de las más rentables para sus franquiciados, con una rentabilidad sobre la inversión del 40% y un tiempo de amortización de entre dos y tres años. ¿Cuáles son las claves de su éxito?

Interior de la nueva Taberna Volapié en Pozuelo
Interior de la nueva Taberna Volapié en Pozuelo

Según los promotores de Volapié, esta rentabilidad se debe al «enorme esfuerzo en formación de gestión» que realiza la cadena con sus franquiciados. Además, se ha diseñado una carta muy estudiada para facilitar la óptima rentabilidad de las franquicias (con indiscutibles productos estrella de la casa, como las gambas y la cerveza) y la máxima satisfacción de los clientes.
Taberna del Volapié sigue adelante, además, con su plan de expansión: acaba de inaugurar una nueva taberna en Pozuelo, en la Avenida de Europa, número 11, arteria comercial de la ciudad residencial, y en las próximas semanas abrirá seis nuevos restaurantes, desembarcando en las Comunidades Autónomas de Valencia y Extremadura. La cadena tiene previsto terminar 2014 con cerca de 45 restaurantes y su objetivo es llegar a los 100 en los próximos tres años.
Rápida amortización
José Mª Madrid, franquiciado de Volapié
José Mª Madrid, franquiciado de Volapié

La inversión media para abrir una Taberna del Volapié es de 180.000 euros, y las ventas anuales medias rondan el medio millón de euros, algo más de 1.300 euros diarios. El beneficio medio después de impuestos es del 15%, 75.000 euros, lo que permite amortizar la inversión rápidamente, entre dos y tres años.
“La rápida amortización de la inversión resulta absolutamente fundamental para lograr éxito en el momento actual de crecimiento muy leve de la economía. Si te hipotecas excesivamente con una inversión muy fuerte, estás perdido”, explica Javier Gutiérrez, director general de Taberna del Volapié.
Estos ratios aseguran una rentabilidad sobre la inversión en torno al 40%, un resultado medio muy elevado para una franquicia de restauración en la coyuntura actual. Así lo confirma el franquiciado de Volapié del centro de Marbella, José María Madrid, que abrió su negocio hace casi cuatro años: “recuperé la inversión en dos años y el beneficio después de impuestos que me está dando la Taberna oscila entre el 15% y 16%. Además, desde que abrimos hemos notado como nuestra facturación ha ido creciendo en torno a un 10% anual, provocando un aumento considerable de la rentabilidad del negocio”.
Las claves de la gestión rentable
Rentabilidad que es fruto de las características del propio concepto de Taberna del Volapié, que nació hace seis años ya adaptada a un mercado ralentizado, así como de una formación constante de los franquiciados en materia de gestión. “La gestión correcta del franquiciado es fundamental para lograr los objetivos de rentabilidad marcados”, explica Javier Gutiérrez.
Estas son las claves que Volapié inculca a sus franquiciados para una gestión rentable de su negocio:
• Estar en el día a día del negocio: las tabernas cuyos propietarios controlan directamente la gestión, y no actúan sólo como inversores, obtienen una mayor rentabilidad.
• Cuidar al cliente.
• Controlar las compras y los stocks de mercadería.
• Controlar y vigilar los horarios de los empleados.
• Asegurarse que los empleados dan un buen servicio.
• Ayudar a los empleados en momentos de alto nivel de trabajo.
• Vigilar la limpieza de los locales.
• Seguir las normas de la franquicia.
• Asegurar el puntual pago a empleados, proveedores, franquicia, etc.
Una correcta gestión de las tabernas permite aumentar la producción y rentabilidad en hasta un 10% anual.