Es uno de los restaurantes más impresionantes de Barcelona, tanto por sus dimensiones (2.600 m2 útiles que en su día fueron un garaje), como por su espectacular interiorismo, que firma el estudio de Lázaro Rosa-Violán. El Nacional es un multi-espacio gastronómico situado en pleno Paseo de Gracia, que alberga diferentes espacios, barras y cocinas donde reinan los productos gastronómicos de la Península Ibérica y del sur de Francia. Al frente, el chef Carles Tejedor.

Vista general de El Nacional,
Vista general de El Nacional, con 2.000 útiles que albergan cuatro restaurares y cuatro barras. Todas las fotografías del reportaje son de Xavier Villa

El Nacional, el espacio gastronómico más grande de España, ocupa una antigua sala de exposiciones modernista construida a finales del siglo XIX y que tras la guerra civil  empezó a utilizarse como parking. El pasado octubre reabría sus puertas convertido en un mega-restaurante con rincones muy diversos que deja boquiabierto al visitante.
Al tratarse de un edificio protegido, el mayor reto del estudio de Lázaro Rosa Violán (Contemporain Studio) se presentó a la hora de desarrollar el diseño sin entrar en competencia con los requerimientos exigidos desde Patrimonio.
De hecho, la nave que ocupa El Nacional (Passeig de Gràcia, 24) es el ejemplo más antiguo de arquitectura industrial conservado en el Ensanche barcelonés, por lo que el proyecto se enfocó desde el máximo respeto hacia los elementos existentes, el ambiente y la historia del lugar.
Una gradable atmósfera años 20 para La Brasería, el restaurante de carnes
Una gradable atmósfera años 20 para La Brasería, el restaurante de carnes

Son muchos los elementos que se han rescatado, restaurado y vuelto a colocar en su sitio o en otro nuevo, como por ejemplo el pavimento de tacos de madera hexagonales de la entrada, las puertas de latón que dan acceso a una de las cocinas, las taquillas o algún cartel que se encontraba en la nave.
La decoración que ha creado el estudio de Rosa Violán, con el mobiliario hecho a medida, recrea la esencia de los años 20 y 30, con grandes cristales y pilares metálicos que dan un encanto singular a este enorme espacio.
La Paradeta, la zona destinada al picoteo selecto
La Paradeta, la zona destinada al picoteo selecto

Las paredes de la Tapería y la Paradeta, dos de los restaurantes de El Nacional,  han sido revestidas por mosaico de vidrio Hisbalit, un material duradero y resistente, ecológico y de fácil mantenimiento, que permite creaciones originales y que encaja a la perfección con la estética modernista del local. El equipo de diseño de la firma hizo realidad las ideas de Rosa-Violán convirtiéndolas en mosaico en el formato emblemático de la firma, el hexagonal.
El mosaico de vidrio Hisbalit, en forma hexagonal, da un aire retro a alguna de las paredes
El mosaico de vidrio Hisbalit, en forma hexagonal, da un aire retro a alguna de las paredes

Un concepto gastronómico innovador
El Nacional representa un concepto innovador que sin duda va a convertirse en referente de nuevas tendencias gastronómicas. En su interior alberga un restaurante de carne (La Braseria), con su horno brasa Josper; un restaurante de pescado (La Llotja), un restaurante de tapas y arroces (La Tapería) y un restaurante rápido de delicatessen (La Paradeta). Cuatro espacios diferenciados, cada uno con su propia personalidad, que se complementan con cuatro barras especializadas en vermut, cerveza, vino, cava y cócteles.
Un toque mediterráneo para La Llotja, el restaurante de pescados
Un toque mediterráneo para La Llotja, el restaurante de pescados

El chef Carles Tejedor, que estuvo siete años al cargo de los fogones de Via Veneto, dirige la propuesta gastronómica de este restaurante-mercado gourmet, que compagina con la barra By13 y con su proyecto OilMotion de investigación sobre el aceite de oliva.
En su amplia y variada oferta, El Nacional pretende recuperar la cocina tradicional de la Península con productos frescos de temporada y de alta calidad; el propio Tejedor lo define como «un viaje gastronómico por la península Ibérica de productos y de técnicas: fritura, hervidos, salazones, conservas, encurtidos…». Así, en este macroespacio, normalmente atestado de gente, se puede comer de todo: jamones, arroces, pinchos, tapas, asados al hornos de leña, bocadillos, ensaladas, helados, pasteles…
Detrás de este singular proyecto está grupo inmobiliario y hotelero catalán SB Grup, que desembarca con El Nacional en el sector de la restauración, junto el empresario Lluís Cañadell (Bocagrande), socio también en esta aventura y padre de la idea. La inversión inicial ronda los seis millones de euros.
Todas las cifras son mareantes: más de 200 profesionales trabajan en este multiespacio gastronómico donde pueden comer a la vez unas 770 personas. Un total de 85 cocineros trabajan en sus cuatro cocinas y 120 personas atienden las salas. Hasta el horario no tiene límites: El Nacional abre desde el mediodía hasta las tres de la madrugada.
La Tapería, la zona donde degustar arroces y tapas
La Tapería, la zona donde degustar arroces y tapas

Y en breve…
Los proyectos de El Nacional no acaban aquí. Junto a la entrada al recinto, en los bajos, se abrirá este año una cafetería-tetería con terraza y una tienda desde la que se venderán productos envasados a toda España.