Dentro de la experiencia de alojarse en un hotel, un buen descanso es uno de los puntos más valorados por los huéspedes, y este interés va en aumento:
en 2016 el volumen de valoraciones sobre “descanso” en los hoteles españoles han ascendido un 57% respecto al periodo anterior, revela un estudio elaborado por ReviewPro.

Esta firma especializada en aplicaciones de “Guest intelligence” para el sector hotelero presentaba su análisis sobre las referencias en “descanso” que los huéspedes hacen tras sus estancias en alojamientos turísticos, dentro de la jornada sobre “Innovación en el descanso” organizada por Cenfim en su showroom WEcontract, en Barcelona, con la colaboración de Somnika by dormity.com.

Ejecutivo descansando en una cama
Los huéspedes de los hoteles españoles valoran positivamente en un 75% las camas en general

Durante los últimos 12 meses (junio 2015 a mayo 2016), el volumen de valoraciones sobre “descanso” en los hoteles españoles ha ascendido un 57% respecto al periodo anterior. En un año el volumen de comentarios relacionados con “cama” ha pasado de 194.428 a 304.636.
Según el informe de ReviewPro, los huéspedes de los hoteles españoles valoran positivamente en un 75% las camas en general, seguido de la ropa de cama (62%) y el poder dormir bien (58%). En Barcelona estos datos son aún más positivos: la satisfacción de la cama es de un 81%, seguido por un 74% de valoraciones sobre la ropa de cama y un 61% sobre la almohada.
La satisfacción de los clientes sobre su descanso aumenta con la categoría de hotel. Así, los hoteles de 5 estrellas de Barcelona han registrado un 84% de menciones positivas sobre descanso; los de 4 estrellas un 78% y los de tres estrellas solo un 72%.

Los comentarios con mención de la palabra “cama” ocupan la 9ª posición como categoría más comentada por los huéspedes, seguida de “comida y bebida”, lo cual corrobora la importancia de este aspecto del equipamiento

La mayoría de valoraciones sobre descanso realizadas en los hoteles de Barcelona han sido escritas en inglés (54%) seguidas de español (13%) y francés (12%). Las “reviews” u opiniones  escritas en inglés hacen referencia a las “camas” en un 75% de los casos, y al “buen dormir” en un 10%. En los comentarios españoles, las menciones sobre “cama” aumentan a un 79%, y un 9% hace referencia específicamente al colchón.
En general, los comentarios o “reviews” con mención de la palabra “cama” ocupan la 9ª posición como categoría más comentada por los huéspedes, seguida de “comida y bebida”, lo cual corrobora la importancia de este aspecto del equipamiento.
¿Cómo garantizan el descanso las grandes cadenas?
Paralelamente a la importancia que el huésped concede a un descanso reparador en el hotel, las grandes cadenas son conscientes de su importancia y continuamente están innovando para responder a sus expectativas y diferenciarse de la competencia.
Así, en  Nueva York ya se están implantando servicios como la insonorización de los cabeceros de cama o la presencia del «sleep consergery«, servicio de asistencia al descanso del cliente. Además, cadenas hoteleras como Four Seasons o Hilton se comprometen a devolver el dinero si el cliente no ha descansado bien, explicó Melissa Torres, profesora de Turismo y Dirección Hotelera de la EUTDH (Escola Universitària de Turisme i Direcció Hotelera) en la UAB.

En Nueva York ya se están implantando servicios como la insonorización de los cabeceros de cama o la presencia del «sleep consergery», servicio de asistencia al descanso del cliente

Los millennials también valoran el descanso
Torres insistió además en la necesidad de prestar atención al nuevo consumidor, conocido como “millennial”, que en el alojamiento prioriza la experiencia por encima de bienes materiales que se puedan ofrecer. Es el consumidor de hoy y del futuro, de entre 18 y 35 años, que valora especialmente la conectividad a Internet, los empleados resolutivos y las camas confortables. Un 85% de ese target ha dormido alguna vez con el móvil dentro de la cama, según estudio de Pcw Research Center.
Innovación en colchones
¿Cómo está evolucionando la cama, y concretamente su elemento clavel, el colchón, para ofrecer un descanso reparador? Toni Liébana, responsable de la firma Somnika by dormity, explicó en la jornada las últimas tendencias en sistemas de descanso para proyectos contract.
Innovaciones como la utilización del aire mediante Toyobo Breathair, un material amortiguador tridimensional, lavable y cuya compleja estructura de fibras evita la sudoración y ofrece, además, propiedades antibacterianas.
Los nuevos colchones para hoteles y contract incorporan también tecnologías espaciales certificadas por la Nasa como Outlast, que emplea microcápsulas que absorben el calor, lo almacenan y lo liberan cuando se necesita. En el núcleo del colchón, la tecnología Outlast se combina con la HR Next con grafito blanco, un material que logra que la superficie se mantenga a una temperatura estable.

Los nuevos colchones para hoteles y contract incorporan también tecnologías espaciales certificadas por la Nasa como Outlast, que emplea microcápsulas que absorben el calor, lo almacenan y lo liberan cuando se necesita

Existen también materiales que permiten la adaptación a las diferentes complexiones físicas mediante Visco Four Seasons, una espuma de poliuretano que no se deforma y que reduce al máximo las zonas de presión. El acolchado con Smartcel utiliza el óxido de zinc para proporcionar un efecto regenerador y protector de la piel, además de reducir olores y tener propiedades antibacterianas.
En el apartado textil, los nuevos colchones incorporan la tecnología Nanobionic, que absorbe la temperatura del cuerpo y la convierte en rayos infrarrojos, regulando el flujo sanguíneo y contribuyendo a la relajación muscular. El tratamiento Adaptive se encarga de reducir la transpiración a través de un polímero adaptable que estimula la evaporación y mantiene seca la superficie de descanso, proporcionando una temperatura agradable. Además está garantizada la máxima higiene mediante la presencia de probióticos naturales (Purotex) que absorben la humedad y eliminan las bacterias.